Ayuda a la reconstrucción del tejido social

A unas cuadras del metro Martín Carrera, en la Ciudad de México, se encuentra ubicado el Orfanatorio La Paz, institución que da albergue a niñas de 0 a 18 años y a varones de cero a ocho años de edad.

Esta asociación civil se mantiene con donativos y aportaciones, recursos que se utilizan para darle de comer a las 29 niñas y el niño que hoy día están ahí. De igual forma, con este dinero compran utensilios de limpieza, pagan las remodelaciones que tienen que hacer al edificio en el que están, pues ya tiene más de cien años de edad, así como sufragar los gastos escolares de la población infantil.

Durante la visita que hizo Conversando con México, nos enteramos que esta organización también requiere del apoyo de profesionales de distintos campos, por ejemplo: psicólogos, doctores, educadores sexuales, entre muchos otros.

Por ejemplo, la Hermana María Dolores Pérez Camacho, directora general de orfanatorio, comentó que una de las labores de la religiosas es enseñarles a las niñas que tanto en la institución como en la escuela, o a cualquier lugar a donde vayan hay normas que respetar pero que por la convivencia diaria, en ocasiones les es muy difícil que ellas lo aprendan.

“Son pequeñas que están superando el contexto de violencia del que provienen, como aquí viven piensan que las reglas solamente las imponemos nosotras, si una profesionista externa (psicóloga, educadora, trabajadora social) les diera una plática y les dijera que en todos lados hay normas que seguir, sería una orientación muy valiosa”, comentó la directora.

Pese a que son duras y difíciles las historias de cada una de las niñas del Orfanatorio La Paz, ellas no dejan de ser niñas que en su momento despiertan a la adolescencia, razón por la que necesitan orientación y educación sexual, pues si para cualquier púber es difícil esta etapa, quizás para en esta caso todavía lo pueda ser un poco más.

¿De qué forma se te ocurre que podrías ayudar?

Conoce más sobre el Orfanatorio La Paz en este episodio de Conversando con México:

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *