Castillo de Chapultepec

El Castillo de Chapultepec, ubicado en lo más alto del cerro del chapulín en Chapultepec, es uno de los sitios turísticos más importantes de la cuidad de México y uno de los emblemas más importantes de México.

Lleno de glamour y realeza, majestuosidad y ostentación.

Además de la arquitectura y la antigüedad del lugar, es mágico y atrayente por los sucesos históricos acontecidos en ese lugar.
Todo comenzó el 16 de agosto de 1785, cuando el virrey Bernardo de Gálvez inició el proyecto y la construcción de este castillo.

Durante los años de la guerra de Independencia (1810 a 1821), el edificio estuvo abandonado y así continuó hasta 1833 en que se decretó que fuera sede del Colegio Militar.

Aunque durante los días 12 y 13 de septiembre de 1847, el colegio fue atacado por el ejército estadounidense, causándole serios destrozos.

Posteriormente fue casa de mandatarios y figuras como los emperadores Maximiliano y Carlota, años después de Miguel Miramón, Porfirio Díaz, Francisco I. Madero, Venustiano Carranza, Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles, Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez Luján.

Finalmente en el año de 1939 el general Lázaro Cárdenas decretó el castillo como sede del Museo Nacional de Historia, que sigue conservandose hasta el día de hoy.

Existen diversas anécdotas e historias que rodean este lugar. Para empezar aquí es donde ocurrió la historia de los niños héroes donde Juan Escutia muere aventándose de lo alto del castillo con el lázaro patrio, para evitar que los norteamericanos le hicieran algún daño.

También una de las historias que existen acerca de este lugar es que cuando los duques Maximiliano y Carlota se mudan aquí, Carlota manda hacer una serie de balcones para vigilar a Maximiliano, ya que decía que no podía llegar a casa en la noche por las dificultades que existían en esa época para llegar al castillo. Uno de los balcones principales da a lo que en esa época era conocido como el paseo de la emperatriz, que hoy el paseo de la reforma.

Este castillo, para recibir a los invitados de los habitantes de la casa, contaba con dos salones, uno conocido como el salón de fumar, que era exclusivo para hombres donde podían tomar whisky o coñac y fumar, y por otro lado existía el salón de té, que era la contraparte, este salón era exclusivo para damas y el favorito de la emperatriz Carlota.

Cabe mencionar que Benito Juárez durante su mandato durmió ahí una sola noche, ya que decidió mudarse a palacio nacional.

Es un lugar interesantísimo lleno de historia que vale la pena conocer y uno de los lugares imperdibles de la Cuidad de Mexico. Si cuentas con otro dato compártelo con nosotros.

Ahora pondremos a prueba tu conocimiento de este lugar invitándote a resolver ese crucigrama que tenemos para ti. ¡Comparte tus resultados!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *