7 diciembre, 2018

¿Cómo era la iluminación antes de la electricidad?

Hoy en día es muy difícil imaginarnos la vida sin energía eléctrica. La iluminación, simplemente, ha sido fundamental para nuestras vidas. En la actualidad utilizamos este tipo de energía para una gran cantidad de recursos, que van desde cosas muy complejas como crear mecanismos de transporte o de trabajo hasta cosas muy simples y elementales en nuestra vida diaria, como es la iluminación. ¿Se imaginan las calles de la ciudad sin luz eléctrica? Aquí te contamos cómo era la iluminación en ese entonces.

Antes de que la luz eléctrica llegara se usaban distintos métodos para iluminar, en los inicios el hombre descubrió el fuego y lo utilizaba para obtener calor y preparar sus alimentos, posteriormente se utilizaron los candiles, que eran artefactos que utilizaban aceite o grasa animal para mantener la flama prendida y poder iluminar.

Más adelante se creó uno de los artefactos más comunes para iluminar: el Farol. Estos eran cubos de cristal con la punta en forma de pirámide, los cuales llevaban una asa para poder transportarse y alumbrar el camino, así como colgarlos para alumbrar un sitio en general.

Con el paso del tiempo se fueron creando nuevos métodos para iluminar de una manera más sencilla y con mayor duración, aquí es cuando se comienza a utilizar la lámpara de aceite. Estas eran fabricadas en cerámica cerca del siglo X AC y se dispersaron en poco tiempo por todo el Mediterráneo. En la antigua Roma las lámparas de aceite eran colgadas al techo con una cadena y, al paso de los años, estas se iban decorando con labrados y ornamentos de metal.

En la Edad media  surgieron las linternas con pabilos internos. Este tipo de iluminación se utilizaba para alumbrar recintos grandes, junto a los candelabros de hierro forjado, que en la actualidad siguen funcionando. Los candelabros fueron un gran avance en este sector debido a que las velas habían sido mejoradas y al encenderse producían menos humo, ¡un lujo para cualquier familia!.

Por último, se creó un sistema de iluminación a base de gas de hulla, principalmente para fábricas en Inglaterra. Este novedoso artefacto dio pie a la creación de la “termolámpara”, que funcionaba usando gas destilado de madera en los años 1800. Durante muchos años se utilizó esta tecnología para iluminar la mayoría de las ciudades de Europa y Norteamérica y, la iluminación de gas dió lugar a la iluminación con sodio de baja presión y mercurio de alta presión en la década de los años 30’s. Este sería el antecesor de la iluminación eléctrica.

¿Utilizas iluminación que no provenga de la energía eléctrica? Recuerda que puedes compartirnos tus comentarios en la parte inferior de esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *