20 septiembre, 2018

¿Cómo seguir sin tu mejor amigo?

Escuchas unas patitas acercándose y sabes perfectamente lo que viene, felicidad en 4 patas. Al llegar a casa alguien siempre te espera feliz sin importar que haya ocurrido durante el día, sin importar tu mal humor o cualquier queja, te recibirán siempre de la mejor manera, aún realizando cualquier travesura perdonarás esa carita a la cual no podrás resistirte.

Pasarás toda clase de aventuras y emociones. Formarás historias increíbles que recordarás siempre, porque un mejor amigo de esa magnitud, jamás se olvida.
Sin duda alguna la muerte de un ser querido siempre será difícil, algunos de nosotros no sabemos como enfrentar estas perdidas. Aunque muchos  creen que la muerte de una mascota no es igual a la pérdida de un ser humano, esta comprobado que los lazos que se forman entre una mascota y su dueño son tan  grandes y reales como los de cualquier relación entre humanos.
Recordemos que nuestro perro o gato es parte de nuestra vida, de la rutina diaria, del hogar y parte de la familia, esto hace que el cariño que se forja a través del tiempo será como la de un familiar y/o mejor amigo.

No solo lloramos la pérdida sino también extrañamos todas las sensaciones que provocaba y el vacío que le dejan a nuestra vida, cambia nuevamente nuestra rutina.
Aunque es difícil tenemos que tomar en cuenta que todos los que estamos aquí, tenemos un tiempo determinado y lo más importante es que podamos disfrutar cada momento con los que nos acompañan, quedar tranquilos y felices porque nuestro mejor amigo vivió sumamente feliz a nuestro lado y lo único que a él le importaba no era otra cosa más que vernos felices, más que su propia felicidad, más que su propia vida.
Hay fases por las que pasamos al sufrir estas perdidas.
  1. La negación
  2. El enfado
  3. La negación
  4. La depresión
  5. La aceptación
Para llegar a la sexta fase es necesario pasar por alguna de las anteriores o todas, pero sobre todo tenemos que aprender a superar la tristeza.
¿Cómo?
Hay que darnos la oportunidad de estar triste, de sentir, tener la libertad de manifestarlo. No será sencillo pero si esencial para poder seguir adelante. Sé libre de expresar tu tristeza, llora, y no te culpes por lo que haya sucedido, es el ciclo de la vida, y él vivió en el mejor lugar y con la mejor persona, su persona que siempre lo hizo feliz.
Los buenos recuerdos siempre serán mejor que los malos, la sensación de dolor se irá poco a poco. Y recordarás a tu fiel amigo por sus travesuras y aventuras, como la vez que se comió tu desayuno por la mañana, o la vez que ibas tarde al trabajo y decidió dar un paseo solo antes de que fueras, así que tuviste que ir por el para meterlo nuevamente a la casa, o la vez que sonaron miles de truenos y por su miedo decidió acurrucarse en tus piernas. Lo recordarás por las veces que se dio chapuzón contigo, o cuando se recostó contigo sólo porque te sintió triste y quería aliviar tu dolor estando junto a ti. Por las veces que te espero horas en casa y al llegar te hizo la mejor fiesta. Por su gran amor y fidelidad a su gran dueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *