8 septiembre, 2017

Conoce la historia de ‘la loca del muelle de San Blas’

En Nayarit existe una historia que es considerada una de las más conocidas en todo el país, la historia de ‘la loca del muelle de San Blas’. Esta historia ha inspirado a decenas de artistas, de los cuales destacan pintores, actores y, sobre todo, a músicos importantes, tal como lo es ‘Maná’. Por este motivo no puedes perderte esta fascinante ¿historia de amor?

shutterstock_560870476

En San Blas existía un joven amante de las olas y la playa, el cual tenía mucha fama entre las personas del lugar y los visitantes del mismo. Éste era un hombre simpático, ocurrente y bien parecido. No contaba con un trabajo fijo, sin embargo en cierta fase se dedicó a la venta de chucherías y objetos de piratería en un pequeño puesto frente a la plaza principal.

shutterstock_624311213

Ladislao Cárdenas era mejor conocido como “Laus” y vivía con una mujer mayor que él, quien se llamaba Rebeca. Se dice que esta mujer padecía de sus facultades mentales y que solía usar a menudo un vestido de novia, con el que se paseaba por la plaza y el atrio de la iglesia mientras presumía a diestra y siniestra que ahora sí se iba a casar con Laus. Que él le había dicho que lo esperara en la iglesia con su traje de novia.

shutterstock_404771962

El famoso Laus fue atropellado en Guadalajara y falleció posteriormente en Tepic. Posterior a esto, Rebeca se fue a Puerto Vallarta, donde vendía chicles y dulces sobre el malecón para sobrevivir. Ahí conoció a Fer de Maná, a quien le había llamado la atención que estuviera vestida de novia, así que le preguntó por su excéntrico atuendo. Ella le contestó que estaba esperando a Laus porque le había dicho que cuando volviera se iban a casar en el muelle de San Blas.

shutterstock_122080192

Esta mujer, llamada Rebeca Méndez, y su impactante historia de amor son inspiración para decenas de artistas en México.

¿Conoces más historias de Nayarit? Visita este episodio de Sazonando la Historia y no dudes en compartirnos tus comentarios en la parte inferior de esta publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *