Domina la ley del menor esfuerzo

¿Te cuesta trabajo respirar? A menos que tengas alguna disfunción en tus vías respiratorias, lo más probable es que puedas llenar de aire tus pulmones las 24 horas durante los 365 días de tu vida.

 

¿Te has dado cuenta de que esto no te implica esfuerzo alguno?

¿Y la comida?

Para deleitar tu paladar no necesitas esforzarte en buscar los manjares que te transportarán a otra dimensión, simplemente tienes una lista con tu comida favorita y cuando así lo deseas, la saboreas.

Entonces ¿por qué no haces lo mismo con tu vida?
Escribe en un papel tres cosas en las que eres experto y además disfrutas mucho cuando las haces.

¿Crees que las personas que están a tu alrededor aprenden de ti cuando estas en acción? ¿puedes dejar de comer, dormir y hacer otras cosas por esta pasión?

Entonces ¿por qué no te conviertes en el mejor profesional de esta pasión?

No importa lo que sea, — bueno, siempre y cuando sea legal y constructivo —, dar rienda suelta a tus iniciativas, innova, equivócate, vuelve a levantarte y si lo necesitas, tropieza de nuevo, no importa, de cada raspón tendrás la enseñanza que te hará ser mejor.

¡Una buena noticia!

Si optas por esta vía de vida no tendrás que esforzarte, sólo tendrás que profesionalizar la ley del menor esfuerzo.

¿Te gustaría saber más de la ley del menor esfuerzo? Te invitamos a visitar el siguiente capítulo de Conversando Con México.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *