17 noviembre, 2017

El abecedario sin dolor

Desde que nacemos, nuestra forma de comunicarnos con el exterior se vuelve cada vez más civilizada. El desarrollo, por más común que parezca, está conformado por procesos complejos que involucran zonas del cerebro como el área de Wernicke y de Broca, ambas forman parte del pensamiento lógico que originan lo que conocemos como lenguaje.

Existen ciertas herramientas que como adultos a cargo del desarrollo de un niño, podemos proporcionar a los menores para hacer de este desarrollo divertido, didáctico y sobre todo, fácil.
Aquí podrán encontrar cuatro sencillas actividades para adentrar a los niños al mundo del abecedario como mantequilla.

Haz tangible el abecedario: Los juegos de letras se encuentran en todos lados. Obséquiale un abecedario magnético o letras plásticas de fácil manejo para que el niño pueda manipularlas a su antojo. Es una forma de darles la oportunidad de aprender a su ritmo y no como una imposición.

Enséñale una canción: Gracias al uso de internet, tenemos acceso un sin número de canciones que nos pueden ser de gran ayuda al momento de instruir a un niño en cuestiones de letras. El abecedario se fija en sus mentes a través de la repetición, de esta forma es más sencillo memorizar. Ésta es una estrategia de fácil implementación, ya que se puede utilizar en casa o camino a la escuela.

Lean juntos a diario: Los libros son una forma distinta de conocer al mundo como lo hacemos a diario. Mientras les leemos, los niños relacionan las letras escritas con los sonidos mientras nos escuchan. Sin duda, esta es una forma de enseñarles el abecedario y darle un significado especial a las palabras.

Incluye el abecedario en su espacio: Lo puedes colocar en uno de los lugares donde pase una parte del tiempo importante, ya sea su habitación o sala de juegos. Los colores llamativos pueden ser de gran ayuda para llamar su atención. Los colores le pueden ayudar a relacionar cada letra. Puedes encontrar esta herramienta en papelerías, jugueterías e incluso confeccionarla tú mismo con su ayuda. Pasarán grandes momentos de diversión.

Recordemos que para enseñar el abecedario es importante plasmarlo como una actividad divertida y no como castigo. Enséñale las letras a través de momentos de calidad que te unan más con los menores, la diversión no sólo será para ellos. Inténtalo y cuéntanos tu experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *