El arte del patinaje

 

Existen muchas actividades que nos pueden parecer apasionantes, ya sea porque preferimos admirar su ejecución o porque tenemos la oportunidad de practicarlas. Hoy nos adentraremos en la historia de una actividad que se desliza hasta el siglo XIV en Holanda: el patinaje artístico.

Éste surgió por la necesidad de desplazarse sobre grandes superficies de hielo. En 1572 se comenzaron a utilizar cuchillas de hierro y en el siglo XIX que aparecieron las cuchillas de acero, éstas otorgaban mayor ligereza para caminar y mejor resistencia que las de hierro. Y fue hasta 1879 que se construyó la primera pista de hielo artificial.

Poco a poco se veía nacer al patinaje artístico como lo conocemos y surgió oficialmente en 1572 con la fundación de la Unión Internacional de Patinaje (ISU). Esta disciplina deportiva tiene como objetivo interpretar coreográficamente una pieza musical patinando sobre una superficie de hielo y realizando piruetas, giros, saltos y acrobacias que son juzgados por jueces de acuerdo a sus méritos estéticos y atléticos de quien lleva a cabo su participación. El patinaje artístico es conocido como el deporte más antiguo de los juegos olímpicos de invierno y con el paso de los años han nacido otras disciplinas como la danza sobre hielo y otros eventos realizados por equipos.

Este deporte que se caracteriza por su sofisticada complejidad, es una práctica que evoca belleza, pulcritud y perfección,  pero también conlleva varios riegos, ya que los patinadores no pueden usar ningún tipo de protección en las competencias, es por eso que pueden llegar a sufrir fuertes golpes provocados por las caídas durante sus piruetas. Si has pensado alguna vez entregarte a este deporte debes saber que es una práctica que necesita una concentración firme, fuerza, equilibrio y seguridad.

¡Cuéntanos! ¿Has patinado alguna vez?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *