11 octubre, 2017

El arte sana, más en época de crisis

Cualquier expresión humana en la que estén entremezclados los sentimientos y la creatividad debería de ser considerada como arte, ya que bajo estos parámetros es difícil crear escalas que califiquen o categoricen la calidad del trabajo hecho por una persona que buscó materializar ese “momento mágico” que se dio en su mente.

Tanto para el autor como para el público, las expresiones artísticas son fuente de placer, ingrediente vital de la existencia humana, tan importante como el dolor, tan necesaria como la capacidad de asombro, ya que sin estas facultades el ser humano quedaría atrapado en una gris y sombría melancolía.

 

De manera arbitraria te proponemos escuchar “Las cuatro estaciones” de Antonio Vivaldi.

¿Qué te parece acompañar esta obra con pan, queso y vino?

No es broma, lo que se pretende es provocarte el mayor placer a tus oídos y al paladar.

¿Y si nos cuentas qué es lo que sientes y piensas mientras pasas este rato agradable?

Ahora te proponemos la obra “Tejiendo el manto terrestre” de la pintora surrealista Remedios Varo.

¿Te encuentras dentro de la imagen?

¿Hacia dónde crees que van los hilos? ¿Qué se estará formando en este momento?

Abre la ventana, deja que entre el fresco viento y acaricie tu piel, concéntrate en la pintura, si sientes confianza, expresa tus temores, ahorita todo este trabajo sólo es para ti.

 

Muchas escuelas de psicología han empleado el cine como una herramienta para la terapia, ya que a través de un filme, las personas pueden identificarse y lograr entender los sentimientos que en su pensamiento están atorados.

¿Has visto “El gran pez?

Estas son sólo algunas propuestas artísticas, elige las tuyas, juega con el tiempo y lo más importante, expresa tus sentimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *