29 mayo, 2017

El fotógrafo del desastre

Su inspiración fueron las películas de gángsters.

A Enrique Metinides le gustaban las películas norteamericanas de policías y ladrones y sus ídolos eran Edward G. Robinson y Humprey Bogart; así que el cine en blanco y negro con sus claroscuros fueron su inspiración cuando empezó a tomar fotografías, primero de sus películas favoritas y después, de los accidentes con los que se iba encontrando en el camino, todo esto con una sencilla cámara que le regaló su padre.

Nacido en 1934  y de descendencia griega, comenzó su carrera en el fotoperiodismo desde los 11 años, razón por la cual le pusieron el sobrenombre de “El niño”. Ya desde entonces publicó en los periódicos La Prensa y la revista Alarma. Posteriormente, conforme creció su reputación, publicaría en los diarios El Nacional, Novedades, Excélsior, El Universal y para diversas agencias informativas.

Su técnica de captar el momento de una tragedia como si fuera el retrato de las emociones o sentimientos de los involucrados lo convirtió en uno de los primeros fotoperiodistas de lo que, en ese entonces, se le llamaba “nota policíaca” y que posteriormente derivó en la “nota roja”. Accidentes, crímenes y desastres naturales pasaban frente a su cámara y quedaban plasmados como evidencia de las desgracias humanas.

“El niño” supo captar la belleza de las escenas más sangrientas y tristes de México, pero además, no sólo retrataba el hecho, sino la acción policíaca, las familias afectadas, incluso, a los mirones, aquellos que sienten una fascinación por ser testigos de estas tragedias sin ser afectados, como mirar la lluvia sin mojarse.

La obra de Enrique Metinides se ha reunido en libros, exposiciones, incluso en un documental titulado “El hombre que vio demasiado” (2015) dirigido por Trisha Ziff y filmada en la Ciudad de México, Nueva York y Los Ángeles. Actualmente se pueden apreciar sus fotografías en el Museo del Estanquillo en la exposición “Una crónica de la Nota Roja en México” que estará abierta hasta mediados de Septiembre del 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *