20 noviembre, 2018

El revolucionario hollywoodense

La primera exhibición de “La vida del general Villa” fue en el Lyric Theater de Nueva York el 9 de mayo de 1914, y aunque inicialmente se había contemplado la idea de que Griffith  lo dirigiera, finalmente lo hizo Christy Cabanne.

La película era un homenaje donde el gobierno norteamericano resaltaba las virtudes del revolucionario y sus fuerzas armadas con el fin de que respetara el territorio estadounidense y en un futuro próximo, se incluyera junto con sus huestes en las fuerzas armadas de ese país.

A raíz de esto, Villa comenzó a aparecer en las pantallas de muchos países, pero sobre todo en Estados Unidos, como una figura de enorme popularidad y de gran fuerza dramática, lo convirtieron en una leyenda, que a veces lo comparaba con Robin Hood y otras con Napoleón.

Sin embargo, meses después, el héroe en quien los norteamericanos habían depositado sus esperanzas se convirtió muy pronto en “el salvaje sediento de sangre americana”. El cine transformó su imagen y en lugar de presentar la trágica vida de un general honesto, se difundió la de un desalmado que buscaba la destrucción de todo lo que representara la libertad y la justicia del país del norte. 

En una película llamada Liberty: A Daughter of the U.S.A., Pancho Villa, que aquí es llamado Pancho López, aparece como el cruel asesino. En otro filme, Lieutenant Danny, USA, aparece con el nombre de Pedro López y es llamado “El Carnicero”. También se hicieron dibujos animados donde Villa siempre era capturado por héroes norteamericanos. 

Desde 1914 hasta la fecha, la filmografía relacionada con este revolucionario se ha ido modificando y ha ido construyendo su emblemática figura, no sólo en los anales de la historia, sino como un actor destacado a la altura de estrellas hollywoodenses que hoy son idolatradas por las masas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *