26 octubre, 2018

El surgimiento del cine sonoro

En sus inicios, el séptimo arte era puramente visual, las imágenes que se presentaban no emitían ningún sonido, eran como fotografías en movimiento, por esa razón, los hermanos Lumiére, en 1897, contrataron a un cuarteto de saxofones para acompañar las proyecciones que presentaban en su local situado en París.

Ya unos años antes se habían sentado las bases de la integración del sonido al cine con Thomas Alva Edison y su invención del fonógrafo y Eadweard Muybridge con la grabación del galope de un caballo. También el físico francés Démeny inventó lo que llamó la fotografía parlante. De la misma manera, la aportación de Charles Pathé fue importante con sus más de 1500 películas cantadas combinando el funcionamiento del fonógrafo y el cinematógrafo.

En 1918, se patenta el sistema sonoro llamado TriErgon, que permitía la grabación directa en el celuloide con el que se concluyó el film Der branstifer. Éste dará lugar al llamado Movietone, que posteriormente sería utilizado por la Fox.

En 1923, Lee de Forest presenta el invento definitivo que establece las bases del sistema: el Phonofilm, pero es hasta 1926 que se utiliza en las producciones de la compañía Warner Brothers. Es así que ese año se presentan las primeras películas donde se puede apreciar este maridaje entre imagen y sonido.

Fue este año cuando se estrenó el film Don Juan en las salas neoyorquinas. Éste ya contaba con efectos y una partitura sincronizada. Posteriormente, el Vitaphone (en la Warner) y el Movietone (en la Fox) estaban presentes en la gestación del cine sonoro.

Finalmente, el 6 de octubre de 1927, se estrenó El cantante de Jazz, la primera película sonora de la historia del cine. Las nueva tecnología, la creatividad y espíritu emprendedor de los primeros cineastas lograron que naciera el cine sonoro, dejando atrás a las grandes estrellas del cine mudo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *