14 junio, 2017

James Brown, una intensa vida llena de funk

Además de precursor del funk, es considerado una de las figuras más influyentes del rock junto con Bob Dylan y Elvis Presley.

Brown nació en el seno de una familia de bajos recursos y creció en un ambiente hostil cuidado sólo por su padre. A pesar de la poca formación académica, su vida itinerante y sus antecedentes como delincuente juvenil, una familia evangélica lo recibió en su casa y lo integró al grupo de góspel The Starlighters donde ellos cantaban.

Desde que se integró al grupo, se mostró inconforme con la música que  interpretaban y comenzó a transformar las canciones hasta convertirlas en un soul que no sólo iba dirigido a los feligreses de un templo sino al mundo. De esta manera convirtió: “Please, please, please” en el primer éxito de The Starlighters.  Poco después, en 1958, “Try me” se convirtió en la canción número uno en popularidad.

Los éxitos se fueron acumulando, pero no fue hasta 1965 cuando compone la primera canción considerada como funk: “Papa’s Got a Brand New Bag”, donde resalta el ritmo sobre la melodía con compases en síncopa y el rasgueo de una guitarra.

Desde ese momento el funk se convierte en aire fresco frente a la música que se escuchaba en ese entonces y se convirtió en la bandera que necesitaba la comunidad afroamericana para manifestar su inconformidad ante el racismo y la discriminación. Esto fue representado en su hit de 1968: “Say it Loud, I’m Black and I’m Proud.

Tras su separación de The Famous Flames, James formó una banda llamada The Pacemakers, conocidos como The J.B.’s con quienes profundizó en el ritmo funk.

Pero su carrera fue decayendo debido a sus excesos, los escándalos y su encarcelamiento por violencia marital, lo que algunos productores aprovecharon para utilizar su música y convertirla en hip hop.

En 2006, su voz ronca se apagó en los primeros días de Navidad dejando un gran legado musical.

Si quieres conocer más del funk actual en nuestro país, te invitamos a ver este episodio de Cultura A La Carta:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *