13 septiembre, 2018

La clasificación de las lenguas

Aprender un nuevo idioma te abre muchas posibilidades, puedes entender mejor las películas de otros países, moverte con mayor facilidad cuando vas de viaje y también conoces nuevas personas que pueden cambiar tu manera de ver el mundo y la vida.

Existen muchas palabras que tiene significados intraducibles, o idiomas milenarios con gran tradición histórica y cultural. El lenguaje siempre será el medio principal de comunicación y por eso es tan importante conocerlos, estudiarlos y aprender hasta de sus orígenes.

Por eso en la lingüística se divide en dos la clasificación de las lenguas: la clasificación genealógica y la clasificación morfológica. Una atiende más al parentesco entre lenguas y la otra a su forma.

Clasificación Genealógica

Se refiere a la reunión o agrupación de las lenguas en ramas o familias en cuanto históricamente se han derivado de otras, teniendo en consideración el lugar y época en que se hablaron o se hablan en la actualidad. Es decir, se clasifican cuando las lenguas se parecen tanto entre sí que podría considerarse que vienen de la misma familia.

Así se llegó a la determinación de que el primer lenguaje que existió en la tierra se conociera como la Lengua Madre. De ella se deriva el lenguaje indoeuropeo, el cual generó la mayoría de los idiomas que se hablan en países de Europa y Asia, pero en la actualidad se dividen en 9 grupos:

  1. Romances: derivadas del latín y que incluyen idiomas como el español, italiano, francés, portugués y rumano.
  2. Germánicos: incluyen al alemán, inglés, sueco, danés, holandés, islandés y noruego entre otros.
  3. Celtas: provenientes del británico y que evolucionaron a idiomas como el irlandés, escocés y galés.
  4. Eslavos: ramificaron en idiomas como el serbio, búlgaro, ucraniano, polaco, esloveno y ruso.
  5. Griegos: provenientes del griego antiguo y derivaron en el arcadio, eolio, jónico y dorio.
  6. Iranios: tienen idiomas como el persa, el pashito y beluchi.
  7. Indios: la mayoría de ellos se hablan en la India y tienen idiomas como urdu, indi, maharastrí, punjabí y bengalí.
  8. Bálticos: comparten parte de su origen con los eslavos e incluyen al armenio, el prusiano y el lituanio.
  9.  Anatolios: de los lenguajes más antiguos y comprenden algunos como licio, luvita, lidio, paláico e hitita.

Es por este tipo de clasificación que tal vez hayas notado palabras que se pronuncian y significan lo mismo en diferentes idiomas.

Clasificación Morfológica

Es aquella que crea una división de las lenguas de acuerdo con la estructura de sus palabras. No sólo abarca el significado de las raíces etimológicas, sino que principalmente las estudia de acuerdo a sus reflexiones morfológicas en cuanto a la forma, la flexión, la composición y la derivación.

Por lo que esta misma clasificación divide a las lenguas en 3: monosilábicas, aglutinantes y de flexión.

  1. Monosilábicas: Son lenguas en las que sus palabras se componen únicamente de una sílaba que es invariable. La mayor parte de este tipo de lenguas se hablan en el extremo oriente como el chino, el birmano, el vietnamés, el siamés y el tibetano.
  2. Aglutinantes:  Son aglutinantes porque estas lenguas yuxtaponen raíces o juntan dos, tres o más palabras en una sola, formando palabras – frase que llegan a ser muy largas en ocasiones. Algunos idiomas con estas características son el finlandés, el japonés y el coreano así como muchas de las lenguas indígenas que se hablan en México como el náhuatl, maya, zapoteca, otomí y tarasco.
  3. De flexión: se clasifican así porque a todas las une una raíz con características esenciales a la cual se adhirieron nuevos elementos que ahora son indivisibles. Esta misma rama se divide en dos. Las sintéticas y las analíticas. Las lenguas de flexión sintéticas añaden letras o morfemas a las palabras para determinar su uso, es decir, si son verbos, adjetivos, etc. Por lo que en este tipo de lenguaje el orden de las palabras no importa mucho pero sí su terminación. El latín, el griego y el alemán son ejemplos de lenguas sintéticas. Por el contrario las lenguas de flexión analíticas se apoyan en preposiciones, auxiliares, artículos y figuras retóricas para darle mayor sentido y orden al lenguaje. En estas lenguas sí importa el orden en que se utilizan las palabras como sucede en el español, el francés y el inglés.

Ahora que conocen un poco más sobre las lenguas, ¿Cuál es el siguiente idioma que les gustaría aprender?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *