10 agosto, 2018

Mazunte y el milagro de las tortugas

Llegar y sentir la suavidad de la arena en tus pies. Cerrar los ojos. Dejar que la brisa invada tus sentidos y respirar en paz. Acercarte a las olas, esperar que la espuma del mar te jale a perseguir el atardecer y nadar junto a las tortugas.

Así son la mágicas tardes de Mazunte, un pequeño pueblo ubicado en la costa del pacífico al sur de Oaxaca. Su nombre tiene dos orígenes, el primero proviene de la palabra náhuatl maxotetia que significa “por favor deposita huevos aquí”. El segundo origen es el más aceptado por los pobladores y viene de la palabra mizontle, la cual hace referencia a la gran cantidad de cangrejos azules que existía en el área.

La historia de este paraíso semi virgen data de la época prehispánica, ya que la bahía en forma de luna menguante (actualmente conocida como Punta Cometa o Cerro Sagrado) era utilizada como un punto militar de los aztecas quienes formaron a su alrededor una gran muralla de piedra. Debido a su gran ubicación, en la época colonial los españoles también usaron este territorio como bastión que posteriormente fue conocido como una fortaleza de piratas.

Sin embargo, con el paso del tiempo el territorio fue descuidándose debido a la dificultad que representaba llegar a la costa. Al rededor de los años 70, Mazunte únicamente era visitada por cazadores clandestinos que tenían un único objetivo: obtener huevos de tortuga.

¿Por qué los cazadores eligieron este lugar? La respuesta es sencilla, porque en México se reproducen 7 de las 8 especies de tortugas y porque La Escobilla en Oaxaca, es uno de los centros de anidación más importantes del mundo. El problema fue que la explotación de estas especies fue tal, que hubo una reducción considerable en su presencia. De las más de 900 mil tortugas que visitaban la costa al año, el número llegó a reducirse a menos de 60 mil cerca de la década de los 90. Estas cifras fueron tan alarmantes que el Gobierno Federal ordenó la prohibición de la caza de tortugas en 1991 y buscó la restauración de la zona.

Al principio, la implementación de estas medidas afectó la economía de los pobladores de Mazunte, debido a que la mayoría de ellos obtenían sus ingresos a través de la caza de tortugas. Por lo que muchos de los habitantes tuvieron que migrar o recorrer distanciar muy largas para trabajar. No obstante, los ciudadanos decidieron cambiar el rumbo de su destino y aprovechar la riqueza natural que tenían a la mano.

Fue así como, con ayuda de la organización no gubernamental Ecosolar y una empresa internacional de cosméticos, los pobladores de Mazunte se organizaron para generar empleos cuyo principal eje se convirtió en la ecología. En 1994 se creó el Centro Mexicano de la Tortuga con la intención de preservar las especies y recabar información científica para su cuidado. Tiempo después, se creó la corporativa Cosméticos Naturales de Mazunte. Ésta genera productos para baño y para cuidado del cuerpo que utilizan materiales orgánicos para su creación.

De esta manera el ingreso promedio de las familias de Mazunte aumentó en un 17% entre 1999 y 2008, según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). También, la calidad de vida de la zona mejoró al facilitárseles el acceso a agua corriente, electricidad y alimentos básicos.

Actualmente, Mazunte es conocido internacionalmente como un destino ecoturistico lleno de sorpresas naturales. Aunque se ha realizado un milagro ecológico, aún quedan muchos retos por sobrepasar ya que la demanda turística es cada vez mayor. Pero esto no desanima a los pobladores de Mazunte quienes reconocen la importancia de cuidar la naturaleza y, con ella, a las tortugas.

Ahora es momento de disfrutar de este paraíso, donde cualquier visitante se asombrará con sus cerros nebulosos y verdes, el agua cristalina que se desdibuja en varios tonos de azules y la belleza del cielo y el mar unidos por el horizonte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *