27 noviembre, 2018

Orígenes y Usos de la Realidad Virtual

Los avances tecnológicos permiten un desarrollo social, educativo y humano de mayor calidad ya que nos facilitan el acceso y difusión de la información y también simplifican la realización de ciertas tareas que antes nos eran imposibles. Por eso es importante cuando un país apuesta por la ciencia y la tecnología.

Inventos como la imprenta o la computación, por ejemplo, han revolucionado la forma en que los niños aprenden y viven su experiencia dentro de la escuela. Todo apunta a que ahora, el intento que cambiará el horizonte de la educación será la realidad virtual y la realidad aumentada.

Definimos a la realidad aumentada como aquella ciencia capaz de generar una realidad distinta a través de ordenadores, computadoras o sistemas informáticos que proyectan un escenario donde el usuario tiene la sensación de estar presente porque, en mayor o menos medida, puede interactuar con los objetos que se encuentren dentro de ese “nuevo mundo”.

Aunque tecnología nos parezca muy reciente, tiene su inicio en el año de 1968 cuando Ivan Sutherland, un profesor y programador estadounidense, desarrolló, junto a su estudiante Bob Sproull, lo que sería considerado como el primer visor para realidad virtual y realidad aumentada. El aparato fue nombrado Head Mounted Display (HMD) y era tan grande y tan pesado que debía colgarse en el techo para poder ser utilizado. Además las proyecciones que hacía el HMD eran simples “modelos de alambres”.

Sin embargo, fue hasta 1992 cuando Tom Caudell introdujo el término de realidad aumentada después de contratado para encontrar una alternativa a los tediosos tableros de configuración de cables que utilizan los trabajadores y tuvo la idea de generar unos lentes que proyectaran una imagen de tableros virtuales sobre los reales, “aumentando” así la realidad.

Actualmente la tecnología creada por Sutherland y Sproull fue mejorada por Palmer Luckey, un joven empresario que creó los visores de realidad virtual, con el mismo principio que el anterior pero con menos peso, mayor definición en las proyecciones y sobre todo, portátil.

Gracias al talento de estos ingenieros se logró un gran avance que ahora tiene muchos usos importantes y otros que aún se están implementando.

En medicina se han creado simuladores de operaciones o cirugías para la formación profesional de los médicos con el fin de mejorar el tratamiento de fobias y traumas psicológicos que pueden sufrir los estudiantes al momento de operar por primera vez.

Lo mismo sucede con los militares y pilotos quienes practican con realidad virtual para ver sus reacciones y modo de operar al momento de estar en el campo de batalla o aterrizajes forzosos.

En el campo de la educación también puede ser una herramienta que haga las clases más dinámicas y que ayude a los estudiantes a digerir mejor la información. Por ejemplo, creando modelos de arquitecturas o de sistemas del cuerpo humano.

En cuestiones de turismo y museografía, esta tecnología puede generar una experiencia más didáctica con los asistentes a lugares históricos o a museos, recreando espacios históricos desaparecidos en la actualidad, interactuando con objetos valiosos o generando experiencias inversivas dentro de cuadros famosos, ¿te imaginas poder estar dentro de un mural de Diego Rivera?

También la industria del entretenimiento ha aprovechado esta tecnología. Los videojuegos ahora son cada vez más participativos con el usuario y ya no sólo se reducen al simple uso de botones y comandos. También el cine está evolucionando ya que existen proyectos artísticos donde el espectador es el protagonista de la historia e interactúa con otros personajes de la película a través de la realidad virtual.

Todavía nos queda mucho por explorar para poder implementar estos inventos, pero seguro encontraremos nuevos usos que beneficien al desarrollo humano, ¿y a ti en qué te gustaría utilizar la realidad virtual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *