¿Por qué nos cuesta tanto trabajo comer bien?

¿Por qué nos cuesta tanto trabajo comer bien? Razones hay tantas como sabores en una degustación gourmet, por lo que resulta difícil renunciar al exquisito sabor de una hamburguesa BBQ con doble tapa de extra queso acompañada de una robusta y cremosa cerveza obscura.

Quizá seas de la generación de individuos que cuida lo que come y este tipo de menús no están dentro de tu dieta, pues sólo llevas a tu boca alimentos orgánicos, libres de gluten y con la menos cantidad posible de conservadores.

¿Y si te decimos que tampoco es suficiente?

Primera desilusión:

En primer lugar hay que aprender a combinar los alimentos, ya que de lo contrario podemos padecer episodios de indigestión que no son otra cosa más que el resultado de mezclar comida antagonista entre sí.

Por ejemplo: sirve en un plato una ración generosa de pasta y acompáñala con un corte jugoso y tendrás “un circo” dentro del estómago, pues cuando la carne se mezcla con la papa se genera una reacción que desprende sustancias tóxicas, las cuales primeramente inflaman el vientre y te hacen sentir mal.

Si quieres aprender a combinar adecuadamente los alimentos te recomendamos el libro “Un tesoro para la salud”, del antropólogo Pablo Camacho Santos del Centro Naturista de México, Comedor Vegetariano con Tradición.

 

Segunda desilusión:

Hay muchas personas que creen que tienen una dieta equilibrada y que no dañan a su organismo, sin embargo las ciencias médicas tienen décadas aportando información de primera mano que nos indican qué es lo que no debemos comer, pese a esto y con la epidemia de la obesidad encima de nosotros, los seres humanos hacen caso omiso y se llevan lo que sea a la boca.

Si deseas ser más crítico con lo que comes te invitamos a ver este episodio de Conversando con México:

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *