11 abril, 2018

¿Sabías que existen más de 500 recetas con base de tamal en todo el país?

¿Sabías que existen más de 500 recetas con base de tamal en todo el país? Muchas derivan de costumbres, nuevas creaciones y hasta adaptaciones. También sabemos que este alimento da para mucho y seguirá sorprendiéndonos, ya sea como platillo o postre.

Lo cierto es que el tamal, que nos lleva directo a las raíces y a nuestra identidad como mexicanos es una choque de culturas. Este alimento se originó en la época prehispánica. El maíz era el alimento principal de los mexicas y aztecas, con él preparaban la masa y la envolvían e iban al horno. Este platillo se preparaba por mujeres para guerreros y ceremonias especiales como nacimientos, ritos, casamiento y funerales.
Por parte de los españoles, ellos realizaban fiestas con una gran variedad de platillos, muchos de ellos terminaban intactos al final de la jornada. El pueblo, que no tenía a acceso a estos festines, tomaban la comida intacta y en lugar de desecharla, tal cual era la indicación, empezaron a incorporarlos a los envueltos  de masa, dando origen al tamal como lo conocemos hoy en día.
El paso del tiempo ha diversificado este platillo permitiéndole adaptarse a cada región, tal es el caso del “envoltorio”. Cerca de la costa los puedes encontrar más comúnmente en hojas de plátano, mientras que si te acercas más al centro, será con hoja de maíz.
Por rellenos sería difícil catalogar, ya que puede incluir pollo, res, cerdo o mariscos; salsa o chile. Refiriéndonos únicamente a los salados, en cuanto a opciones dulces también existen una gran variedad de alternativas. Sin mencionar que en algunas regiones no cuentan con relleno sino que son un acompañamiento para otros platillos.
Existen casos singulares como la Ciudad de México donde el tamal se come dentro de una torta, lo que se conoce como guajolota. O en Chiapas, cuya receta puede tomar hasta cuatros días por la complejidad del mole.
Nunca hay dos tamales iguales. Incluso una misma receta, preparada por personas diferentes tendrían distintos sazones. Cada persona le pone su toque final. Cuéntanos, ¿cuál es tu favorito?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *