21 julio, 2017

Veracruz y sus 3 inolvidables rincones cafeteros

A pesar de las muchas formas que se recomiendan para comenzar la mañana con energía, muchos coinciden en que el día mejora justo después de la primer taza de café; y no hay que sorprendernos, esto es debido a las muchas cualidades que encierra, por ejemplo: su alto contenido de antioxidantes, disminuye el riesgo de padecer cáncer de próstata y ¡claro! Nos ayuda a estar mayormente concentrados y activos.

 

 

¿Nunca te has preguntado en donde se encuentra el mejor café del mundo?

Latinoamérica tiene toda una tradición cafetalera, y a nivel mundial, el sabor de nuestra tierra se ha ganado un lugar especial en el paladar de los amantes del buen café.

Por ejemplo Veracruz, que es uno de los primeros destinos que nos vienen a la mente para disfrutar de café de alta calidad, y poder ser envueltos en su penetrante aroma clásico que deleita los sentidos de cualquiera.

Veracruz guarda tres sitios dedicados a su producción: Coatepec, Xalapa y Xico

Coatepec es un lugar en donde podrás llenarte de la armonía arquitectónica en sus iglesias, edificios, calles, plazas y jardines. Por esta razón fue declarado zona de monumentos históricos en 1995, y Pueblo Mágico.

 

Por otro lado, Xalapa se convirtió en un punto recolector de la producción cafetalera y cañera de la región y ahí puedes puedes visitar el Museo del Café en donde conocerás el proceso de su producción, y podrás encontrar la feria del café en donde seguro te enamorarás de más de un sabor.

Xico, pintoresco Pueblo Mágico en donde habitan  bellos cañones y caídas de agua como la cascada Texolo. Además del turismo, también basa su economía en la producción de diversos productos agrícolas, entre ellos el café cultivado en algunas plantaciones en los alrededores.

Sabiendo esto, seguro ya estás empacando para visitar Veracruz, su belleza, su historia y por supuesto tener un encuentro con su café que dejará en tu boca un recuerdo inolvidable. ¿A quién llevarías contigo a disfrutar café veracruzano? Platícanos en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *