16 noviembre, 2018

Aprendiendo y divirtiéndose con los números

Introducir los números a los niños es una tarea, no sólo para docentes sino para padres en casa. Su correcta enseñanza es de suma importancia para realizar tareas básicas y actividades dentro de la sociedad. En este blog les compartiremos actividades divertidas para instruir a los niños a las raíces de las matemáticas.

Los actividades de asociación siempre han sido un gran método de enseñanza. Existen varias plantillas que puedes descargar directamente de internet. Muchas de estas están permiten que los pequeños dibujen el número de ejemplares según corresponda. 

Otra forma divertida de aprender, tanto para niños como adultos, son las adivinanzas. Con ellas estarás estimulando su mente ayudándole a encontrar soluciones, lo cual puede ser beneficioso en varios aspectos de la vida del niño. Te compartimos 5 ejemplos que les regalarán un rato de diversión.

1.- Hay un número que muy valiente se creía, pero al quitarle su cinturón todo su valor perdía. 

2.- Cuatro gatos en un cuarto, cada gato en un rincón, cada gato ve tres gatos, adivina cuántos gatos son. 

3.- Tengo forma de patito arqueado y redondito. 

4.- Parece un reloj de arena o el eslabón de una cadena. 

5.-Soy un número y no miento, tengo forma de asiento. 

Por último, las canciones siempre han sido uno de los métodos de aprendizaje preferidos por los niños. Existen canciones que han acompañado a más de una generación. Te recordamos una que seguramente, tenías tiempo sin pensar.

Yo tenía diez perritos 

Yo tenía diez perritos,
yo tenía diez perritos.
Uno se perdió en la nieve.
no le quedan más que nueve.

De los nueve que quedaban (bis)
uno se comió un bizcocho.
No le quedan más que ocho.

De los ocho que quedaban (bis)
uno se metió en un brete.
No le quedan más que siete.

De los siete que quedaron (bis)
uno ya no le veréis.
No le quedan más que seis.

De los seis que me quedaron (bis)
uno se mató de un brinco.
No le quedan más que cinco.

De los cinco que quedaron (bis)
uno se mató en el teatro.
No le quedan más que cuatro.

De los cuatro que quedaban (bis)
uno se volvió al revés.
No le quedan más que tres.

Autor: desconocidoCompártenos los métodos con los que acompañaste a los pequeños y que más te funcionaron. Incluso, queremos saber si lograste responder las adivinanzas correctamente. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *