22 noviembre, 2018

Beneficios de la lectura 

Mucho se habla de la importancia de mantener el cuerpo activo. No obstante, ejercitar nuestro cerebro es primordial para evitar la degeneración cognitiva. En este caso, pensemos en los libros como una de las herramientas que mantienen los procesos cognitivos en óptimo estado. 

Por naturaleza, nuestra mente tiende a distraerse. Algunas teorías mencionan que esta reacción se debe a que nuestros ancestros se mantenían en estado de alerta cuando cazaban para defender su vida. En nuestros días, las cosas han cambiado significativamente y las herramientas que necesitamos para funcionar diariamente han cambiado. La concentración se ha vuelto primordial para el procesamiento de información y la lectura te ayuda a mantenerte enfocado, lo cual es necesario para descifrar mejor la información y realizar mejor tareas. 

Durante la lectura, la mente recrea lo que ocurre en el libro, activando las mismas partes del cerebro que trabajarían si en verdad se estuviera ejecutando la acción. Por lo tanto, hablando mentalmente, la experiencia al leer sobre una situación o realizarla es la misma, según estudios realizados. 

Te darás a entender tanto como lees. Con esto queremos decir que tu forma de comunicarte oralmente y por escrito será mucho más clara. Investigaciones sugieren que estas habilidades mejoran la percepción de liderazgo, aumentando las posibilidades del éxito profesional. 

Asociaciones recomiendan practicar la lectura para prevenir enfermedades nuerodegenerativas como el alzheimer. Esto se debe a la compensación, así se le conoce a la función de poner en marcha áreas del cerebro que no trabajaban anteriormente. Mantenerte mentalmente activo disminuye la posibilidad de perder autonomía a largo plazo como sucede con la demencia. 

En un mundo cada vez más globalizado, donde las situaciones locales se vuelven de responsabilidad mundial y sobre todo cuando la sociedad se ve bombardeada por los medios de forma masiva a ininterrumpida, leer se vuelve una tarea casi imposible. Existen ediciones de bolsillo que hacen más fácil la transportación de los libros y minutos en los que nuestro tiempo se fuga, haciendo el momento perfecto para la lectura. 

Existen otras actividades que también promueven la actividad mental. Crucigramas, rompecabezas, acertijos, entre otras funciones también ayudan a mantener en forma el cerebro. En paralelo, dormir correctamente, dejar de fumar y una dieta baja en grasas y alcohol puede ayudar a conservar el cerebro y sus procesos cognitivos en estado óptimo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *