10 mayo, 2019

Conoce el mundo surrealista de Leonora Carrington en CDMX

En la calle Chihuahua en la colonia Roma, se encuentra una casa que fue un pequeño universo en el que Leonora Carrington produjera varios de sus mejores obras. Este lugar, adornado de la personalidad de la pintora, quedó atrapado en el tiempo, y es rescatado para convertirlo en Casa-Estudio. Este año abre las puertas a los capitalinos para mostrar un lado más personal de una de las principales exponentes del surrealismo.

El proyecto Leonora Carrington tiene en sus planes convertir el hogar de Carrington en un museo con material audiovisual, que además cuenta ya con un acervo digital. Actualmente, se está realizado un inventario de objetos personales de la artista, ya que por el momento no se encuentran realizando una labor arquitectónica dentro del lugar. También se ha hablado de reactivar el cuarto oscuro de su esposo el fotógrafo Emerico Weisz.

La UAM, quien liderea el proyecto de rescate de la casa de Carrington, pondrá a disposición del público el Diplomado en Estudio Surrealistas dentro del mismo lugar en la Ciudad de México. Y aseguran que se encuentran trabajando en conjunto con el Museo Leonora Carrington en San Luis Potosí, esto con el fin de lograr un intercambio académico dentro de un espacio con capacidad artística y de creación.

Leonora no fue la primera artista en llegar y hacer de México suyo. Fue en este país donde consolido parte de su trascendental obra. Y en su casa de la Colonia Roma pasó gran parte de su tiempo con amistades de la talla de Remedios Varo,  Julio Cortázar, Octavio Paz y Luis Buñuel en compañía de su marido “Chiqui”.

Nacida en Inglaterra pero mexicana al fin, Leonora Carrington, tiene en obra varios escritos, pinturas, esculturas e incluso tuvo labor de escenógrafa en películas como Don Juan Tenorio. La artista no tuvo límites en cuanto a técnicas, tiene en su repertorio de creaciones muñecos de trapo y tejidos en echcat e hilo de matl, siempre bajo la influencia de surrealismo.

Leonora fue creadora de mundos oníricos en México a lo largo de su vida y fue fiel a ella misma hasta sus últimos días. A 8 años de su fallecimiento, aprendimos de ella que los sueños siempre permanecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *