22 marzo, 2019

Cuando la poesía y el fútbol se encuentran

De las formas de expresión, la poesía representa una de las más preciadas de la sociedad. Es, a su vez, un símbolo de la identidad de la humanidad y una forma de expresión de diferentes generaciones a lo largo del tiempo. Son reflejo de realidades que permanecen y viven acompañando a personas que existieron y para las que llegaron después; entendiéndose entre ellas.

La poesía coexiste con diferentes artes como el teatro, la danza, la música e incluso la pintura, pero ¿podrían la poesía y el fútbol convivir? La respuesta es sí. Varios poetas aficionados a este deporte, no han dudado en conjuntar sus dos pasiones.

En la prosa de los escritores que viven la relación de la poesía y el balompié, se encuentran memorias, protestas, analogías y otros sentimientos. Autores como Eduardo Galeano, Ramón Cote Baraibar, Federico Díaz Granados, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Günter Grass, Luis García Montero o Albert Camus, por mencionar algunos, han llevado su afición a niveles artísticos. Estos son algunos fragmentos: 

 

“No nadie, nadie, nadie,

nadie se olvida, Platko.

Ni el final: tu salida,

oso rubio de sangre,

desmayada bandera en hombros por el campo.”

Oda a Platko, Rafael Alberti 

 

“Tu grillo, por tus labios promotores,

de plata compostura,

árbitro, domador de jugadores,

director de bravura,

¿no silbará la muerte por ventura?”

Elegía al guardameta, Miguel Hernández 

 

 

“Lentamente ascendió el balón en el cielo.

Entonces se vio que estaba lleno el graderío.

En la portería estaba el poeta solitario,

pero el árbitro pitó fuera de juego.”

Estadio de noche, Günter Glass

 

“A veces las infancias escapan de sí mismas

y corren por la lluvia como en fuera de juego

sin oír las sirenas de los árbitros.”

-Domingos por la tarde, Luis García Moreno 

 

 

“Y recuerdo también nuestra triple derrota

en aquellos partidos frente al Barcelona

que si nos ganó, no fue gracias a Platko

sino por diez penaltis claros que nos robaron.”

Contraoda del poeta de la Real Sociedad, Gabriel Celaya

 

 

“Jugar sin hinchada es como bailar sin música.”

El fútbol solo sombra, Eduardo Galeano 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *