¿De dónde proviene el azúcar que consumimos?

Consumimos azúcar todos los días, ya sea en nuestro café, un pan por la mañana, un dulce, chocolate, incluso en las cosas que no son “dulces”, especialmente en los que son sumamente procesados. 

 

¿Alguna vez te has preguntado de dónde proviene el azúcar?

El azúcar blanca o azúcar de mesa se obtiene a partir de la caña de azúcar o de la remolacha. Se trata de cien porciento azúcar, específicamente llamada sacarosa, mitad fructosa y mitad glucosa y tiene cero nutrientes. Solo posee calorías, las llamadas “calorías vacías”, como les dicen, por aportar solo energía calórica y estar totalmente carentes de elementos nutritivos.

El azúcar es un carbohidrato y existen varios tipos de ellos. Se diferencian en su estructura química y, por lo tanto, en la forma en que nuestro cuerpo los procesa cuando consumimos algún alimento que los contiene.

Los beneficios del azúcar:

  • Energía rápida: la sacarosa del azúcar común, se transforma rápidamente en glucosa y fructosa, que son absorbidas y nos proporcionan mucha energía.
  • Nos hace sentir bien: alivia el malestar y la ansiedad que genera un cuadro de hipoglucemia. Para evitar una hipoglucemia, lo ideal es consumir hidratos de carbono complejos, como las pastas, las papas, el arroz, y tantos otros, puesto que el almidón que contienen se va liberando poco a poco durante horas, manteniendo un nivel de glucemia estable, sin altibajos.
  • No produce alergia: el azúcar es un producto refinado y purificado, que no desencadena ninguna reacción alérgica.

Las desventajas del azúcar:

  • Reemplaza a otros alimentos: pero resulta ser una mala sustitución. Cuando consumimos azúcar, nos saciamos, desaparece el apetito y como consecuencia, la ingesta de otros alimentos sanos y necesarios se ve disminuída, resultando nocivo para la salud.
  • Obesidad y sobrepeso: el consumo de azúcar y alimentos azucarados, son una de las principales causas de estos dos problemas.
  • Daña nuestros dientes: todos los azúcares, incluidos los naturales de frutas producen caries, dado que las bacterias presentes en la cavidad bucal, los transforman en ácidos que dañan el esmalte dental.
  • Triglicéridos altos: aumenta el nivel de triglicéridos en sangre, con lo cual se aumenta el riesgo de padecer enfermedades coronarias.
  • Desequilibrio nutritivo: esto es debido a que todos los azúcares están formados solamente por hidratos de carbono, por lo que carecen de proteínas, grasa, vitaminas, minerales y fibra.
  • Desequilibrio metabólico: para metabolizar el azúcar que luego se convierte en energía en nuestro organismo, necesitamos de vitaminas y minerales. Tanto el azúcar como los alimentos refinados carecen de vitamina B1 y calcio, los nutrientes más importantes para llevar a cabo ese metabolismo. Por ello, el organismo se ve forzado a utilizar sus reservas de vitaminas y calcio, lo cual lo empobrece o desnutre, repercutiendo negativamente en nuestra salud.

CANTIDADES RECOMENDADAS

Ahora bien, sea cual sea el tipo de azúcar que decidas utilizar para endulzar, probablemente te estés preguntando cuánto azúcar es recomendable consumir al día, y de qué manera puedes hacerlo sin que te produzca aumento de peso ni empeore tu salud.

La OMS, de hecho, señala que, idealmente, deberíamos intentar limitar los azúcares añadidos a un máximo de 5 % de las calorías diarias si queremos gozar de una salud óptima. Y esto independientemente de qué tipo de azúcar es más saludable.

Un 10 % de las calorías al día es entre unos 40 y 50 gramos de azúcar, cualquiera sea, tanto la visible como la invisible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *