5 abril, 2019

El sorprendente Renacimiento

A mediados del siglo XV, surge uno de los movimientos artísticos más importantes en toda Europa: el Renacimiento. Destaca no sólo por los grandes artistas que lo representan, sino por el rápido desarrollo de la ciencia y la tecnología que se presentó a pesar de la censura que ejercía la Iglesia Católica en todos los ámbitos.

Un ejemplo de lo anterior fueron los desnudos del Juicio Final pintados en la Capilla Sixtina por Miguel Ángel Buonnarotti, los cuales fueron retocados por el pintor Danielle di Volterra, quien cubrió “las vergüenzas” de estos personajes pintándoles velos y bragas.

La Edad Media se iba desvaneciendo conforme se presentaban inventos como la imprenta por Gutenberg o descubrimientos como la teoría heliocéntrica por Copérnico.

En las matemáticas, la obra de Leonardo de Pissa explica el uso del ábaco, el sistema de numeración posicional,  las fracciones, así como el concepto de un sistema único de números algebráicos con los que se pueden expresar ecuaciones.

La navegación era una de las actividades fundamentales para la economía de la época, por eso el cuadrante de Davis  sustituyó al astrolabio y la vara de Jacob, pues permitía orientarse en el mar de forma más eficaz a partir de encontrar la distancia y ubicación de las esferas celestes.

La biela y la manivela se integraron a los mecanismos de diferentes máquinas gracias al italiano Agostino Ramelli. Por su lado, el ingeniero alemán Georg Andreas Bockler también describe el funcionamiento de estos elementos.

El individuo renacentista también se adueño del tiempo, pues aunque ya había objetos para determinar su paso, en muchas ciudades europeas comenzó a aparecer el reloj de bolsillo que marcaba no sólo las horas, sino los minutos y segundos, lo que permitió  organizar los horarios de una sociedad que comenzaba a crecer, descubrir y romper mitos.

La aportación de los grandes inventores del Renacimiento, como Leonardo da Vinci, llevó a las sociedades de entonces a las puertas de la Era Moderna.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *