22 febrero, 2019

El unicel tiene sus días contados

¡Hola!

En esta ocasión estoy muy contento, ya que sin proponérmelo, me fui dando cuenta de que cada vez son más los mexicanos que rechazan el consumo del unicel, polímero que puede tardar hasta 800 años en degradarse.

No se trata de satanizar a este material, ya que desde que se descubrió nos ha ayudado a superar varias tareas, por ejemplo: en la industria de la construcción es muy utilizado, ya que los constructores lo prefieren por su poco peso y lo maleable de su forma.

De igual manera, las personas que necesitan llevar y traer mercancía lo utilizan como parte del embalaje, ya que es lo suficientemente resistente para evitar que objetos delicados se estropeen o se rompan.

Y ni qué decir del uso para la comida, es muy cómodo transportar nuestros antojitos en las charolas y platos que se hacen con unicel. ¿y quién no se ha quemado la boca con un atole caliente a causa de este material?

Como ven, es un polímero extendido que representa a una industria, por lo tanto muchas familias viven de él, por lo que no se trata de eliminarlo sin tomar en cuenta las cadenas productivas que pueden ser afectadas.

Aunque el unicel ha sido un material noble que nos ha acompañado durante muchas décadas, también es necesario decir que su producción es una amenaza para la salud de los humanos y para la del planeta Tierra, pues no deja de ser un plástico que afecta a los diferentes ecosistemas.

Por fortuna cada vez son más las personas que producen materiales que pueden tener las mismas aplicaciones que el unicel pero sin contaminar, y sobre todo, son objetos que manufacturan con elementos biodegradables que incluso sirven como fertilizante para los suelos.

En fin, esperemos que las iniciativas de los bioinnovadores encuentren el recurso económico suficiente para que puedan crear nuevas cadenas productivas.

Hasta pronto

Sam

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *