El verdadero origen de la electricidad

¿Te imaginas un mundo sin el internet, o sin computadoras, televisión, refrigeradores o microondas? Pues nada de esto habría sido posible sin el descubrimiento de la electricidad. La electricidad se define como una clase de energía que se manifiesta tanto en movimiento (la corriente) como en estado de reposo (la estática), produciendo, entre otras cosas, iluminación y calor.

 

 

 

La electricidad es también una propiedad física que ocurre a través de la atracción y del rechazo que ejercen entre sí las distintas partes de la materia, en específico, los electrones con carga negativa y los protones con carga positiva. Pero más allá de las definiciones técnicas, el estudio sobre la electricidad se remonta varios años antes de Cristo, cuando varias culturas ya curioseaban sobre sus usos y aplicaciones.

Se especula que la primera batería eléctrica se creó en el siglo 1 y era utilizada por un mago para su espectáculo. Sin embargo,  ya existían conocimientos vagos sobre la energía eléctrica. Los egipcios utilizaron como medicina propiedades de ciertos peces que generan electricidad. Por su parte los griegos experimentaron con la capacidad electrostática de muchos materiales como el ámbar. Mientras tanto en el año 600 a.C. Tales de Mileto descubrió la estática al frotar una pieza de ámbar en el lomo de su gato atrayendo una pluma hacía él, e incluso llegó a generar una pequeña chispa.

No obstante, tuvo que pasar más tiempo para avanzar en estas investigaciones y fue hasta el año 1600 que el término electricidad fue creado por el científico inglés, William Gilbert, quien fue el primero en realmente estudiar sus propiedades. Gilbert llamó electricidad a su descubrimiento inspirado por “Electrón” que es el nombre que los griegos le daban al ámbar.

Posteriormente, Benjamin Franklin dio un gran paso en el estudio de la electricidad con un famoso experimento que seguro has escuchado. El científico utilizó una cometa y una llave para demostrar que la electricidad se manifestaba en las nubes a través de los rayos. Gracias a este descubrimiento, los científicos se dieron cuenta que la energía eléctrica podía ser almacenada y emprendieron su búsqueda hacia nuevas direcciones.

De ahí surgió la primera batería moderna creada por Alessandro Volta, un científico italiano quien utilizó cobre, cinc y plata para lograr su invento. Posteriormente, ingenieros como Georg Ohm y Michael Faraday se encargaron del desarrollo de una ingeniería eléctrica capaz de crear y almacenar energía al mismo tiempo.

Pero no fue sino hasta finales del siglo XIX que empezó lo que se conoce como la llamada guerra de las corrientes. Esta guerra por vender y patentar la electricidad fue protagonizada por dos inventores estadounidenses, Thomas Alva Edison y Nikola Tesla. Ahora, muy seguramente recordarás por tus clases de historia y cultura general que el creador absoluto de la electricidad como la conocemos actualmente fue Edison, sin embargo, el invento que realmente se impuso fue el de Tesla. Edison, efectivamente, creó los focos de luz incandescentes y la primera red de energía eléctrica a gran escala que operaba con corriente continua; pero Tesla, un antiguo empleado de Edison, vio que el método de distribución eléctrica era más eficiente si se utilizaba una corriente alterna y su investigación terminó por imponerse debido a que era más práctico.

Finalmente, en 1896 Harvey Hubbell patentó la toma toma de corriente y aprovechó el cableado ya existente de los focos para distribuir la electricidad hacia otros aparatos como la televisión o la computadora que utilizas para leer este blog. Así fue el viaje de uno de los grandes inventos de la humanidad, aunque ya existen nuevas maneras de conseguir energía, como la solar y la eólica es importante conocer el origen de uno de los inventos sin el cual el mundo cambiaría por completo. Esperamos que después de este blog puedas tener una idea más amplia de todo el esfuerzo e investigación que se requirió durante años para que gocemos de ciertas comodidades que antes no se tenían.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *