21 febrero, 2018

Historia del vino en México

 

Vino-tinto

 

Pocos placeres en la vida son tan únicos como probar un buen vino en la comodidad de tu casa, de vacaciones o en una cena romántica. Sin duda, la gran variedad de sabores y texturas que puede tener esta bebida logra complacer a todos los gustos y paladares.

Sin embargo, el vino es también una bebida histórica y cargada de simbolismos para diferentes culturas. Los griegos tenían en Dionisio a su propio Dios del vino y de la fiesta. Así mismo, dentro de la religión católica se le considera como la sangre de Cristo y es una bebida indispensable para los actos de comunión durante la misa.

Como se menciona en el conocimiento popular, mientras más viejo sea el vino, mejor sabor tendrá. Es por eso que en nuestro país existen viñedos con una historia tan añeja como México mismo.

Durante la época de la colonia, los españoles trajeron consigo esta bebida alcohólica, ya que formaba parte esencial en su dieta y tradición. Desde Sevilla o Cádiz salieron a explorar las Indias Occidentales con barricas llenas de vino. Pero fue hasta el 24 de junio de 1517 cuando se bebió vino por primera vez en territorio azteca. El hecho se le reconoce a Juan Grijalva, un navegante español que exploró tierras mexicas bajo las órdenes de Diego Velázquez. El primer sorbo de este elixir se dio cuando Grijalva recibió a los emisarios de Moctezuma Xocoyotzin, en ese entonces Tlatoani.

Durante el periodo colonial, la Nueva España, se volvió el principal destino para los vinos y licores de la península ibérica, según relata Jorge Laso de la Vega en la Revista de Revistas. Según su artículo, Hernán Cortés fue el principal promotor del cultivo de la vid en la colonia, además de que cada año llegaban cerca de 50 navíos de alto bordo cargados de vino por órdenes del conquistador.

El 20 de marzo de 1524 (algunas fuentes lo manejan el 24 de marzo) Hernán Cortés firmó las Ordenanzas de buen gobierno en las que se obligaba a los indígenas, bajo el dominio de los españoles, a cultivar y a dedicarse a la agricultura. Habiendo tantas uvas y gusto por el vino, las prácticas vitícolas se volvieron prácticamente una obligación. Así el cultivo de la vid se propagó hasta Puebla, Michoacán, Guanajuato, Querétaro, Baja California, Valle de Guadalupe y Oaxaca.

La práctica de cultivo fue cada vez más común, aunque no se practicaba de forma comercial hasta que Lorenzo García fundó las bodegas de San Lorenzo el 18 de agosto de 1597, convirtiéndolas en la vinícola más antigua de América Latina. Actualmente se conoce como Casa Madero.

Otros personajes importantes en la historia del vino en México, son también reconocidos héroes de la independencia como Miguel Hidalgo, quien fomentó el cultivo de la uva mientras era parroco del pueblo de Dolores entre los años de 1803 y 1810. Por su parte, Agustín de Iturbide, primer emperador de México, benefició a la industria vitivinícola nacional cuando ordenó un incremento de 35% en los impuestos de los vinos importados durante 1824. Así mismo Antonio López de Santa Anna fundó la Escuela Nacional de Agricultura en Chapingo especializada en el estudio de las viñas (enología) en territorio mexicano.

El desarrollo del vino en México se detuvo hasta unos años después de la revolución cuando Abelardo L. Rodríguez, Presidente de la nación de 1932 a 1934, compró las Bodegas de Santo Tomás e instaló una nueva planta vinificadora, comenzando a elaborar vinos de calidad en el Valle de Guadalupe.

Actualmente los vinos mexicanos son muy reconocidos tanto a nivel nacional como internacional, donde se han ganado medallas de oro, plata y bronce en concursos alrededor del mundo con empresas como Casa Madero, L.A Cetto, Bodegas Santo Tomás, Monte Xanic y Domecq, entre otras. Así que, si de vinos se trata, debes probar los mexicanos que son garantía de historia, sabor y calidad.

¡Compártenos tus comentarios!

No te pierdas este increíble episodio de Sazonando La Historia y viaja con nosotros por este increíble lugar:

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *