9 julio, 2019

La próxima evolución: así sería el cuerpo humano en el futuro

El ser humano, como cualquier otra especie, va adaptando su cuerpo y sus capacidades fisiológicas a las necesidades de su ambiente. Es por eso que en algún punto de la historia desarrollamos los pulgares oponibles para manejar mejor las herramientas que utilizábamos para sobrevivir.

En la actualidad el manejo de nuestro entorno ha cambiado drásticamente, la tecnología nos alejó de la necesidad de sobrevivir en la naturaleza salvaje. Ahora pasamos gran parte de nuestro tiempo viendo series, leyendo cosas en la computadora y mandando mensajes o visitando las redes sociales en el teléfono celular. Es por eso que probablemente nuestro cuerpo terminará adaptándose a las necesidades tecnológicas más que a las naturales. Se puede estudiar la historia evolutiva del cuerpo humano, pero aún existe la incógnita de cómo evolucionará en un futuro. Sin embargo, la agencia de telecomunicaciones norteamericana Toll Free Forwarding realizó un modelo en 3D que ejemplifica cómo podría lucir un ser humano en el año 2100 si se mantiene tanta dependencia a los dispositivos tecnológicos.

Te presentamos a Mindy:

Fuente: TollFreeForwarding.com

Espalda encorvada y cuello técnico

Mindy tiene una joroba o la espalda muy encorvada desarrollada a partir de las horas que un humano pasa sentado frente a la computadora. Este tipo de posturas, sumadas al sedentarismo y la falta de actividad física provocarían alteraciones en la columna cervical causando inestabilidad, rigidez en ciertas zonas de la columna vertebral y generaría el desarrollando de un cuello más corto, un fenómeno que nombrado como “tech neck” o “cuello técnico”. Éste último podría ser causado porque las computadoras y los celulares nos obligan a ver hacia abajo por mucho tiempo, dificultando que los músculos mantengan la cabeza erguida.

Fuente: TollFreeForwarding.com

Garra de Texto

En el modelo de Mindy, también se puede apreciar cómo una mano se encuentra en una posición inusual conocida como la “garra de texto” la cual se generaría al pasar mucho tiempo utilizando smartphones, teclados y mouses. También el codo se visualiza en una posición de 90º ya que es el ángulo que se adquiere al momento de usar el celular.

Fuente: TollFreeForwarding.com

Segundo párpado

La tecnología no sólo cambiaría la postura natural del cuerpo, también añadiría nuevas funciones como las del segundo párpado. Esta particularidad ocular es muy común en especies como reptiles o peces. Sin embargo el ser humano la desarrollaría ante la necesidad de limitar la cantidad de luz dañina a la que están expuestos los ojos. Bien se sabe que pasar mucho tiempo frente a la computadora o mirar los celulares mucho tiempo en la noche provoca, poco a poco, una decadencia visual.

Fuente: TollFreeForwarding.com

Salud mental

Aunque aún no se determina bien cómo afectarán estos cambios a Mindy, en un nivel psicológico se espera que el volumen del cerebro disminuya, ya que varias actividades comenzarán a realizarse de manera automática por la tecnología. Además, se cree que los dispositivos aumentarían enfermedades psicológicas como la ansiedad y el estrés.

Parece un futuro poco cómodo y quizá espeluznante, sin embargo, es fácil de corregir en varias maneras. La primera, es a través de la actividad física, olvídate del celular, de la computadora o de las series por un momento y sal a caminar, jugar futbol o hacer cualquier clase de ejercicio. La segunda opción es la de adquirir aparatos ergonómicos, es decir, aparatos, dispositivos o lugares de trabajo que se adapten a las necesidades fisiológicas, anatómicas, psicológicas y las capacidades de los trabajadores. Esto funciona tanto para personas con discapacidad, como para que los trabajadores se sientan más cómodos y no tengan que modificar posturas. En resumen, la tecnología se adaptaría a nuestras necesidades y no afectarían nuestro cuerpo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *