31 octubre, 2019

La razón por la que nos encanta ver películas de terror

Cada año conforme se aproxima el final de octubre y los inicios de noviembre las fechas comienzan a tornarse horrendas, las casas se adornan para recibir a los muertos, la gente comienza los preparativos para disfrazarse y las salas de cine se llenan con películas de terror. Tal vez seas de los que mueren por ver este tipo de cintas y hasta haces maratones por la madrugada, o tal vez seas de las personas que se tapan los ojos en las escenas más fuertes y abrazan sus rodillas en la butaca para que su grito no suene tan fuerte. Sin importar tu nivel de tolerancia para este género cinematográfico, no podrás negar que el miedo suele verse como una emoción negativa, ¿entonces por qué nos gusta ver las películas de terror?

Seguro te has hecho esta pregunta más de una vez y es momento de darte una respuesta. Aunque existen muchos motivos por los que podemos decidir ver este tipo de cine, la psicología afirma que nos gusta verlas porque queremos entender nuestros temores y los miedos de la población en general. Esto se debe a que la mayoría de las historias de horror están construidas con personajes arquetípicos que facilitan la identificación con los principales y aumentan el rechazo hacia los villanos quienes suelen incrementar nuestra incertidumbre hacia lo desconocido, porque solemos interpretar todo aquello que sobrepasa nuestro entendimiento como una amenaza.

Fuente: Telehit

Es por eso que las cintas de este género están llenas de criaturas sobrenaturales, fantasmas, zombies, o incluso personas reales capaces de hacer cosas inimaginables. Pero la pasión por las películas de terror puede ir más allá de la comprensión de los miedos. Según la psicología existen otras 2 posibles explicaciones, fundamentadas en las teorías de Zillman:

Teoría disposicional

Esta teoría nos dice que toda narración ficticia tiene como objetivo proporcionar un placer estético en el espectador. Para lograrlo, es necesario crear personajes bien definidos con los cuales podamos identificarnos, para vivir sus aventuras como si nos estuvieran ocurriendo a nosotros mismos. Es decir, las películas de terror nos generan empatía con los personajes creando lo que se conoce como disposiciones afectivas. Si se generan disposiciones afectivas positivas, se espera que al personaje le ocurran cosas buenas y nos da miedo que le sucedan cosas malas. Mientras que si se crean disposiciones afectivas negativas, esperamos que los actos malos tengan sus consecuencias, alimentando nuestra sed de justicia.

Es por eso que la gran atracción de los filmes de terror es su resolución. Toda la película nos crea expectativas de qué sucederá, quién sobrevivirá, y vamos formulando nuestros propios desenlaces, aumentando la tensión dramática y buscando un final que sea justo, a nuestra manera. Es por eso que cuando la película termina sentimos placer de ver cómo se resuelve la trama.

Sin embargo, la empatía no es lo único que nos atrae de estos largometrajes, porque la verdad es que a nadie le gustaría vivir las cosas que ocurren en las pelis de terror. Esto se explica con la segunda teoría.

Fuente: Economiadehoy

Teoría de la transferencia de la activación

En la vida real las personas experimentamos muchas emociones al mismo tiempo, ansiedad, felicidad, tristeza, enojo, miedo, etc. Es por eso que el simple hecho de sentir una emoción, aunque ésta provenga de una fuente negativa, es más divertido que no sentir nada en absoluto y mucho más cuando vas al cine. La teoría de la transferencia de la activación menciona que cuando ocurren cosas contrarias a las que esperamos, generamos una reacción fisiológica que mantiene viva la esperanza de que cosas buenas sucedan. Es por eso que en las películas de horror nuestro cuerpo libera sustancias que nos hacen esperar que el final sea feliz a pesar de que a los personajes les siguen ocurriendo desgracias. Estas sustancias no se eliminan inmediatamente del cuerpo, por lo que aún terminando la película seguimos sintiendo sus efectos los cuales pueden llegar a ser adictivos ya que, al final, incrementan el placer.

Fuente: Likeaddiction

¿Influye la personalidad para decidir ver películas de terror? Sí, aunque también hay muchos otros factores. Hay ciertas personas que buscan instintivamente mayores niveles de excitación y por eso se ponen pruebas ellos mismos, como ver cine de horror o practicar deportes extremos. Así que ya lo sabes, si creías que veías películas de terror para satisfacer tu lado sádico, es muy probable que te equivoques y que tengas mayor empatía de la que crees.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *