6 febrero, 2019

La sombra del viento, el principio de una gran aventura para los lectores

Hace ya casi dos décadas de la publicación de La sombra del viento de Carlos Ruíz Zafón, no obstante, continúa siendo un hallazgo para varios lectores que terminan cautivados por su sentido de aventura y encanto con el que el autor logra empatizar al público con sus personajes. 

La obra cuenta la historia de Daniel Sempere, quien es llevado por su padre al cementerio de los libros olvidados donde encuentra un libro que cambiará su vida por siempre. Este suceso, permitirá el desarrollo de una trama romántica, trágica e incluso, histórica; ya que toma lugar en los remanentes de la Posguerra en Barcelona. 

Quien haya leído La Sombra del Viento, sabrá que no es un libro pretencioso. Su público puede llegar a ser muy amplio, convirtiéndolo en la tercera novela más leída del español. Su objetivo no radica en descubrir los misterios del universo pero atrapa al lector con su relato lleno de suspenso y nudos que el autor logra entrelazar con ingenio. 

Por suerte, la historia es sólo el comienzo de una tetralogía. El siguiente ejemplar es El juego del ángel, siendo en su momento un éxito en ventas en su país de origen: Barcelona. Este relato se encuentra en el mismo universo que La sombra del viento y ambos se unen en varios momentos imprescindibles. Resolviendo varias incógnitas del primer libro pero abriendo la puerta nuevos sucesos.

Posteriormente, es publicado El prisionero del cielo. En esta edición los tomos anteriores se conectan. Cuando parece que al fin llegará un lapso de tranquilidad para Daniel, éste recibe una visita que los arrastran a su irrevocable destino en el que rebelará los misterios del Cementerio de los libros olvidados. 

En la última entrega: El laberinto de los espíritus. Conocemos una faceta más adulta de Daniel, quien lucha con los mismos demonios que lo atormentaron en La sombra del viento, esta vez decidido a enfrentarlos. En esta obra, convergen de forma extraordinaria todas las historias mencionadas anteriormente. Y todos los personajes toman su lugar en la en el relato para dar un cierre atinado, del que ningún lector podrá lamentar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *