¿Las cosquillas pueden llegar a ser mortales?

 

Las cosquillas suelen ser muy comunes entre nuestra familia y amigos, nuestros objetivos son hacer “reír” a las personas que queremos, pero no siempre son buenas, es como si hiciéramos una broma y a la otra persona le pareciera graciosa al principio, pero puede hacerle daño después.

Si se hacen suavemente, resultan placenteras, pero cuando duran demasiado tiempo o es excesivo, pueden ser mucho más que molestas. En realidad, las cosquillas constituyen una reacción de autodefensa del organismo, un instinto que obliga a reaccionar al cuerpo ante situaciones de peligro como, por ejemplo, prevenir los ataques ponzoñosos de una alacrán o un escorpión que caminan sobre la piel.

La situación de estrés que produce el cosquilleo también puede ocasionar un fallo cardiaco, eso sí, siempre y cuando la persona padezca algún problema en el corazón. Ambos casos son muy extraсos en la literatura médica, y lo normal es que las consecuencias más graves de unas cosquillas no pasen del enfado de la víctima mientras se retuerce de risa.

Como todo, nada es bueno en exceso, es por ello que los expertos concluyen dando estas recomendaciones cuando se les hace cosquillas a los niños:

1.- Si un niño es demasiado pequeño para hablar, no le hagas cosquillas. Es mejor prevenir que curar.

2.- Antes de hacer cosquillas, pregúntale. A pesar de quitar el factor sorpresa, puede ser más divertido para él.

3.- Si te piden que pares, o te hacen un gesto para que lo hagas porque se están riendo tanto que no pueden hablar, hazles caso y para.

No olvides dejarnos tu opinión en los comentarios y sigue descubriendo con nosotros El Sentido de las Cosas. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *