Las leyes de los exponentes, todo sobre cómo resolverlas de mejor manera

 

El mundo de las matemáticas es un mundo muy basto y grande y a pesar de que no es muy reconocido, pues por ejemplo no hay un Premio Nobel de Matemáticas, si existen otras premiaciones que reconocen como la Medalla Fields; el cuál se otorga a matemáticos menores de 40 años que hayan resuelto uno de los Problemas del Milenio los cuales se dieron a conocer en el 2000 por el Instituto Clay. Sin embargo, y en resumen, las Matemáticas son un gran y basto mundo el cual puede darnos más de una buena razón para sumergirnos.

En esta ocasión hablaremos de una de las leyes más viejas y más conocidas de todas y te explicaremos un poco de lo más importante que debes conocer de ellos. Las leyes de los exponentes.

La ley de exponentes o también llamado ley potencia o ley de el cairo, es un tipo especial de relación matemática el cual se trata de multiplicar un número por si mismo un número determinado de veces, es decir an = base exponente. Donde C es un número real y p otro número real denominado exponente. Estas dos cantidades pueden ser, o bien dos variables diferentes como por ejemplo, el metabolismo basal de una especie y su masa corporal, de acuerdo a la llamada ley de Kleiber, o el número de ciudades que produce un determinado número de patentes, o bien una variable y su propia frecuencia. Las leyes potenciales se encuentran tanto en la naturaleza como en ámbitos artificiales, y son un campo de estudio activo por la comunidad científica. Es una relación funcional entre dos cantidades, donde un cambio relativo en una cantidad resulta en un cambio relativo proporcional en la otra cantidad, independientemente del tamaño inicial de estas cantidades.

Primero que nada es importante conocer el lenguaje dentro de las leyes de los exponentes, la cual te la decimos a continuación:

Cuando tienes un exponente, como , tienes dos partes simples. El número inferior (en este caso, 2) es la base. El número al que se eleva (en este caso, 3) se conoce como el exponente o la potencia. Si hablas de , dirías que es “dos a la tercera”, “dos a la tercera potencia” o “dos elevado a la tercera potencia”.

  • Si un número se eleva a la segunda potencia, como , también puedes decir que el número está elevado al cuadrado, como “cinco al cuadrado”.
  • Si un número está elevado a la tercera potencia, como , también puedes decir que está elevado al cubo, como “diez al cubo”.
  • Si un número no tiene un exponente, como un simple 4, está elevado técnicamente a la primera potencia y puede reescribirse como .
  • Si el exponente es 0 y un “número diferente a cero” es elevado a la “potencia cero”, todo es igual a 1.

Ejemplo:

a0 = 1
20 = 1
150 = 1

Por otro lado, otra regla importante es que todo número con exponente 1 es igual a sí mismo. Ejemplos de ello serían los siguientes:

a1 = a
101 = 10
151 = 15

Y la forma correcta de resolver los exponentes sería de la siguiente forma. Empieza escribiéndolo como un problema de multiplicación. Debes multiplicar la base por si misma por el numero del exponente. Entonces si tienes 3 multiplicarlas 3 en una serie de cuatro factores separados, de esta forma 3 * 3 * 3 * 3. Más ejemplos incluyen:

  • = 4 * 4 * 4 * 4 * 4
  • 8 2 = 8 * 8

La ley de los exponentes es más interesante y basa de lo que crees y a pesar de que puede parecer algo muy sencillo, se puede complicar un poco la momento de hacer combinaciones como con divisiones o quebrados, date una vuelta en este mundo y veras que te sorprenderás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *