22 marzo, 2019

Los niños-lobo

Si uno se acerca a un grupo scouts llama la atención que el grupo de niños entre los siete y los diez años sean vistos como cachorros de lobos, tal como el pequeño Mowgli lo fue para la manada comandada por Akela. Esta conexión con la famosa novela de Rudyard Kipling “El libro de las Tierras Vírgenes” surgió desde los orígenes de los scouts en 1907.

El fundador de esta disciplina conocida como escultismo, Robert Baden-Powell, implantó una especie de sistema educativo donde los niños fueron organizados como lobatos tal como lo refería la famosa novela. De esta manera, con la fantasía como aliada, mostraban a los niños técnicas de sobrevivencia y reforzaban sus valores a través de poemas y relatos.

El primer campamento se organizó con 20 jóvenes en la Isla Brownsea y su objetivo era poner a prueba el método de Baden para entrenarlos en esta nueva disciplina. Éste fue tan exitoso  que para el año siguiente se publicó la primera edición de  Escultismo para muchachos el cual ha vendido, desde entonces, más de 100 millones de copias.

Este movimiento se expandió rápidamente por todo el mundo en menos de dos años  y atrajo a más de 11 00 scouts a la primera reunión organizada en la ciudad Londres.

Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, el sistema de patrullas propuesto por Baden sirvió para que los scouts se convirtieran en voluntarios para ayudar a la población civil, sin formar parte de las fuerzas armadas, a protegerse.

Finalmente, en 1920 se organiza el primer Jamboree con miles de participantes de diferentes nacionalidades donde se constituye formalmente la Oficina Scout Internacional donde se suscriben cientos de grupos de manera formal.

Actualmente el escultismo es un movimiento que engloba a casi 40 millones de niños y jóvenes para brindarles la oportunidad de participar en proyectos que contribuyan al crecimiento de la sociedad de manera asertiva, a través de la formación integral de su personalidad.

A más de cien años de distancia de la publicación de “El libro de las Tierras vírgenes”, sus maravillosos personajes siguen vivos a través de los estatutos y valores que promueven el gran movimiento scout en todo el mundo.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *