12 diciembre, 2019

Los villancicos de Sor Juana Inés de la Cruz

Nombrada por muchos como “La Décima Musa”, fue una escritora de gran renombre y es un símbolo de la excelencia literaria femenina en México y el mundo.

Desde muy pequeña demostró su gran pasión por el conocimiento tanto que a los 7 años escribió su primer obra de teatro, en sus estudios dentro del convento pudo pulir su pasión por la literatura, tanto que llegó a coleccionar hasta 400 libros. 

¿Puedes creerlo?

Niña cantando para pedir posada como en la tradición mexicana.
Niña cantando para pedir posada como en la tradición mexicana.

Todos en más de una vez hemos leído o escuchado algunas de sus frases célebres e incluso por muchos años Sor Juana fue el rostro que engalanó nuestro billete de $200 y es que su legado literario es inmenso dentro de sus piezas se encuentran unos villancicos, ¿lo sabías?

Sí, tal como lo oyes, Sor Juana Inés de la Cruz escribió unos peculiares villancicos.

Estos, fueron cantados en las festividades navideñas de cada año dentro de la Santa Iglesia Catedral de la Pueblo de los Ángeles. Algunos hablaban sobre la Virgen María, otros de los Santos que inspiraron las luchas de Sor Juana. 

A continuación te presentamos 1 de ellos.

Escritura de tinta y pluma

VILLANCICO I
Por celebrar por el infante

Introducción

el temporal Nacimiento,
los cuatro elementos vienen:
Agua, Tierra, y Aire y Fuego.
Con razón, pues se compone
la humanidad de su Cuerpo
limpia, puro, frágil, fresco,
En el Infante mejoran
sus calidades y centros,
pues les dan mejor esfera
Ojos, Pecho, Carne, Aliento.
A tanto favor rendidos,
en amorosos obsequios
buscan, sirven, quieren, aman,
prestos, finos, puros, tiernos.

Estribillo
Y todos concordes
se van a mi Dueño,
que Humanado le sirven
los cuatros elementos:
el Agua a sus Ojos,
el Aire a su Aliento,
la Tierra a sus Plantas,
el Fuego a su Pecho;
que de todos, el Niño
hoy hace un compuesto.

Coplas
1.- Pues está tiritando
Amor en el hielo,
y la escarcha y la nieve
me lo tienen preso,
¿quién le acude?
2.- ¡El Agua!
3.- ¡La Tierra!
4.- ¡El Aire!
1.- ¡No, sino el Fuego!
1.- Pues el Niño fatigan
sus penas y males,
y a sus ansias no dudo
que alientos le falten,
¿quién le acude?
2.- ¡El Fuego!
3.- ¡La Tierra!
4.- ¡El Agua!
1.- ¡No, sino el Aire!
1.- Pues el Niño amoroso
tan tierno se abrasa
que respira en Volcanes
diluvios de llamas,
¿quién le acude?
2.- ¡El Aire!
3.- ¡El Fuego!
4.- ¡La Tierra!
1.- ¡No, sino el agua!
1.- Si por la tierra el Niño
los Cielos hoy deja,
y no halla en qué descanse
su Cabeza en ella,
¿quién lo acude?
2.- ¡El Agua!
3.- ¡El Fuego!
4.- ¡El Aire!
1.- ¡No, mas la Tierra!

Para conocer a detalle estos textos puedes adquirir el libro: Sonetos y villancicos te recomendamos consultar sus obras completas y si lo prefieres puedes adquirir su libro donde vienen a detalles más villancicos y otros escritos por la misma. 

 

Portada del libro de Sor Juana Imagen tomada de: Librerías Gandhi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *