18 enero, 2019

Niñas que no van a la escuela

¿Qué pasa cuando una niña deja de ir a la escuela? Tal vez se quede en casa cuidando a sus hermanos menores o a sus abuelos, posiblemente se haga cargo de las labores hogareñas mientras sus padres trabajan, pero también es probable que ya viva en pareja y esté embarazada o que ya haya tenido un hijo. En estos casos, el camino de regreso a la escuela se va alejando.

Según el Banco Mundial, en algunos países africanos cada año que estudia una niña se traducirá en 14% más de salario cuando ingrese a las filas laborales y en América Latina, cada uno de estos años resultará en un 10% de aumento en sus ingresos.

Si una jovencita latinoamericana termina la secundaria no sólo  será más próspera, sino más independiente de sus padres o parejas y podrá tener más poder de decisión sobre ella misma, además de mayores beneficios laborales. Pero no sólo eso, entre más avancen en su vida académica, disminuirá el riesgo de que se embarace antes de los 18 años y tendrá acceso a una mejor salud para ella y sus futuros bebés.

 

La Unicef señala que en América Latina 1 de cada 4 niñas que viven en zonas rurales o en situación de pobreza ha abandonado la escuela o nunca ha ingresado a una. Otros estudios muestran cómo los países latinoamericanos muestran una tasa alta en embarazo precoz, cómo 1 de cada 4 se casa antes de cumplir los 18 años y cómo 4 de cada 10 niñas experimentan violencia de pareja.

Educar a las niñas representa una gran oportunidad para los países latinoamericanos, pues además de crecimiento económico, cultural y social, se verán beneficiados con una población más productiva y  con mayor consciencia sobre los beneficios de vivir en armonía y equidad.

El derecho de las niñas a una educación de calidad es un derecho humano y va más allá de ocupar pupitres y salones, es una lucha por construir una sociedad donde la dignidad y el bienestar de la población sea la prioridad para nuestros gobiernos y el arma más poderosa contra la desigualdad, la ignorancia y la pobreza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *