15 octubre, 2018

¿Para qué sirven las fracciones en la vida cotidiana?

Cuando somos pequeños nos cuestionamos todo, preguntamos el porqué de cualquier cosa que descubrimos y ponemos en duda todo lo que aprendemos, ¿cuántos maestros no han escuchado alguna vez la típica queja de un alumno preguntando “y esto ¿cuándo lo voy a usar en la vida?

La curiosidad a temprana edad es una de las más grandes cualidades que tenemos así que no hay que matársela a los pequeños, mejor busquemos respuestas más creativas porque sí, todo lo que aprendemos puede ser aplicado en algún momento.

Tomemos el ejemplo específico de las fracciones matemáticas. Las fracciones son la expresión numérica de la relación entre una parte y el todo. Se usan desde hace siglos en culturas como la babilónica y la egipcia quienes utilizaban este método para su sistema numérico y matemático.

Esto se debe a que desde el inicio de la historia, el ser humano ha tenido la necesidad de comunicarse, contar, medir o repartir para asegurar su supervivencia. Y aunque muchos piensen que las fracciones no tienen un uso común y que sólo se dedican a hacer sufrir a los estudiantes, aquí te decimos algunas situaciones de la vida cotidiana en las que seguro has empleado las fracciones:

1.- Al cocinar o seguir las instrucciones de una receta, hacemos uso de las fracciones. Ejemplo: 1/2 taza de azúcar o 1/4 de kilo de harina.

2.- Cuando vamos al supermercado y queremos adquirir productos. Ejemplo: 1/2 kilo de manzanas.

3.- Al repartir alimentos entre muchas personas. Ejemplos: la pizza o el pastel que se fraccionan en rebanadas.

4.- Al medir distancias o la velocidad. Ejemplo: Estamos a 1/2 metro de la escuela, si continuamos a 100 km/h estaremos en casa para la hora de comida.

5.- Al medir el tiempo: En 1/2 hora empieza la película, Es 1/4 para las 7.

Las fracciones también dieron origen a la posibilidad de hacer operaciones matemáticas más complejas como las raíces cuadradas, trigonometría, que han generado los más grandes avances de la ciencia y la tecnología.

Es por eso, que debemos llevar a los niños a mantener una mente abierta y llena de curiosidad, porque todo lo que aprendan les servirá en su desarrollo lógico y mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *