5 abril, 2019

Películas que todo estudiante de secundaria debe de ver

La secundaria puede llegar a ser la edad de la inconformidad, en este momento es necesario encontrar los canales adecuados para hacerse escuchar. Las películas pueden llegar a ser un método eficaz, no obstante hay que elegir cuidadosamente las alternativas para lograr más empatía y consciencia sobre los alumnos en el salón de clases.

Estas son algunas opciones:

Súper engórdame

La comida rápida ha sabido conocer bien las necesidades de todos aquellos cuyo ritmo de vida es bastante acelerado. La inmediatez y su bajo costo han sido clave para que las personas hayan consumido al menos alguna vez en una de las conocidas cadenas de comida rápida.

Fuentes aseguran que el consumo de frutas y verdura ha caído un 30%  durante los últimos 30 años en México. Ante esta crisis, es necesario crear conciencia en las generaciones más jóvenes. Súper engórdame es un documental que transmite este mensaje de forma efectiva y ejemplificada.

La trama consiste en lo siguiente: Morgan, quien se propone alimentarse solamente de una marca de comida rápida durante un mes. La cinta muestra las consecuencias sobre el cuerpo del protagonista y como éstas no sólo lo afectan a sí mismo sino aquellos que lo rodean.

 

La sonrisa de Mona Lisa

Ante el choque generacional que se vive en la sociedad debido al papel que la mujer debe ocupar y su derecho de forjar su propio destino, La sonrisa de Mona Lisa llega a ser una conciliación ante esta brecha.   

La trama se desarrolla en los años 50’s cuando las mujeres asistían a la universidad con la finalidad de ser preparadas para el momento más importante de sus vidas, que vendría siendo el de ser madres y esposas. Hasta que llega su Katherine Watson, su profesora de Arte a cuestionar sus ideales.

Esta película rompe con los estereotipos impuestos previamente, dejando a la mujer la posibilidad de decidir sobre su realidad, que sea cual sea, debe ser elegida por ella misma.

 

La piel dura

Frente a una generación que se encuentra a medio camino entre la adultez y la niñez, esta película recuerda la inocencia de la infancia. Un aviso, también, hacía los mayores, quienes también pueden llegar a necesitar de la espontaneidad de etapas tempranas.

El largometraje retrata la historia de una maestra y un salón de clases, cuyos alumnos viven distintas realidades. Presentando diversos momentos que reflejan, desde la incomprensión que se puede llegar a vivir dentro de la clase burguesa hasta el maltrato infantil y la pobreza.

La piel dura nos enseña a no perder la empatía dentro del aula. A no juzgar al otro a falta de trasfondo a otro, ya que la realidad en la escuela puede llegar a ser muy distinta a la que se vive en casa, siendo idealmente, el salón de clases un filtro para la seguridad de los niños.

 

El viento se levanta

En tiempos donde donde los alumnos están constantemente bombardeados por información de distintos medios, el cine Miyazaki es un respiro. Su obra es un recordatorio a sentir con el corazón y perseguir con él todo lo que soñamos.

Se levanta el viento es una obra inspirada en la vida de Jirō Horikoshi, el famoso ingeniero aeronáutico que diseñó el Zero japonés. Una de las naves más emblemáticas durante el ataque de Pearl Harbor.

Tras diversas fallas para lograr su creación, Horikoshi muestra la importancia de no rendirse, atravesando la frustración y un amor que parecía imposible en paralelo. Y aunque la finalidad de su invención no haya sido con los fines que su inventor esperaba, termina con un mensaje melancólico y esperanzador.

 

Billy Elliot

Durante la infancia, se pueden llegar a presentar presiones de diversos tipos. Los niños, también pueden llegar a sentirse juzgados ante aquello que les apasiona. Esta película rompe con dichos esquemas cuando Billy es inscrito a clases de boxeo en un gimnasio pero su atención va dirigida hacía el ballet.

Billy, vive la lucha en la que su familia lo descubre y es castigado pero él tiene un talento innato para el ballet. Posteriormente, la profesora Wilkinson, instructora de ballet, apoya su pasión y se ofrece a impartirle clases gratis. El rumor llega cada vez más lejos, sobre el potencial de Billy para convertirse en un gran bailarín. Ante esta situación, el pueblo realiza una colecta para que vaya a estudiar a Londres.

Esta película nos enseña que no importa dónde se haya nacido, el esfuerzo rinde grandes frutos. Dejar de lado las criticas y levantarse cada vez, te puede llevar al lugar que siempre soñaste el día de mañana.

 

A veces es necesario recordar cuando vivimos esa edad para lograr transmitir que la secundaria es un momento breve, que lo importante nos comerse al mundo sino valorar cada descubrimiento, siendo conscientes de que existe un mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *