¿Por qué explotó la planta nuclear de Chernóbil?

Hace algunos años ocurrió uno de los desastres ambientales más impactantes de nuestra época. El 26 de abril de 1986, el reactor número 4 de la planta nuclear de Chernóbil explotó, fue un hecho sin precedentes y que contaminó más de 260,000 kilómetros cuadrados de Europa afectando principalmente a los antiguas locaciones de la Unión Soviética: Ucrania y Bielorrusia, ahora países independientes.

¿Pero cuál fue la verdadera causa de este suceso? Para descubrirlo es importante conocer cómo funciona una planta nuclear. El principal objetivo de estos recintos es la de generar fisiones nucleares, es decir, dividir los átomos para liberar neutrones causando reacciones impredecibles y volátiles que crean energía. Para controlar la fisión de la energía nuclear, los reactores utilizan barras de control con elementos como la plata y el iridio, los cuales absorben los neutrones liberados durante la fisión y disminuyen la velocidad de la misma.

A diferencia de los plantas que operaban en Estados Unidos y otros países de Europa durante esa época, el reactor tipo RBMK fue un diseño soviético que no disponía de un recinto de contención y utilizaba diferentes elementos dentro de las barras de control y agua pura para enfriar el núcleo y generar el vapor que disminuyera las reacciones. En los reactores de Chernóbil las barras estaban hechas de boro con punta de grafito, con el fin de abaratar su costo pero seguir cumpliendo su propósito de generar energía. Estas fallas de diseño de la central nuclear y los malos manejos de los operadores se combinaron para causar la explosión.

Durante la tarde del 25 de abril,  los gerentes de la planta, Nikolai Formín y Víktor Briújanov, ordenaron a Anatoli Diátlov, responsable principal de los reactores, que realizara pruebas de seguridad para cumplir con los requerimientos necesarios. Sin embargo, la prueba tuvo que postergarse hasta prácticamente la media noche para efectuarse debido a una petición especial del gobierno de la ciudad.

Ya en la madrugada del 26 de abril, un personal poco experimentado comenzó con la prueba y fue deshabilitando varios sistemas de seguridad para ver cómo reaccionaba. Primero deshabilitaron el sistema de enfriamiento de emergencia del núcleo, luego el sistema de control automático local y el sistema de reducción de energía de emergencia. Ante la incertidumbre, los operadores tomaron el control manual de la planta y fueron sacando la mayoría de las 211 barras de control del reactor.

Los estándares de seguridad en ese momento requerían un mínimo de 28 barras en el núcleo. Los obreros solo dejaron 18. Fue así como a la 1:23 AM, cuarenta segundos después de que comenzara la prueba de seguridad, un operador, aún no se sabe con exactitud quién, oprimió el botón de apagado de emergencia esperando hundir todas las barras de control para enfriar el núcleo por completo. Trágicamente, el efecto fue todo lo contrario. Las barras de grafito aumentaban la fisión del núcleo por unos instantes, esa reacción fue tan poderosa que rompió las barras de control,  lo cual atascó más de la mitad de las barras haciendo que solo las puntas de grafito reactivo quedaran hundidas dentro del agua refrigerante. Es por esto que el reactor generó más vapor del que podía ventilar, la presión del vapor y y la fisión causó una primera explosión que voló el techo del reactor, como una olla express sometida a demasiada presión. Inmediatamente ocurrió una segunda explosión que arrojó trozos de grafito en el área circundante y comenzó a propagar la radiación.

Las siguientes horas, días y semanas fueron un completo descontrol de parte del gobierno soviético, los científicos nucleares, trabajadores, militares, bomberos, médicos y ciudadanos quienes, aunque se enfrentaban a algo nunca antes visto por la humanidad, lograron contener una tragedia aún mayor.

La catástrofe afectó el aire, el agua, los cultivos y el ganado, por lo cual se reclutaron a más de 600,000 personas que ayudaran a crear una zona de exclusión en Chernóbil y sus alrededores. Actualmente la zona de exclusión todavía abarca más de 260,000 metros cuadrados, de los cuales se evacuaron a cerca de 300,000 personas, quienes aunque se les dijo que sería algo temporal, todavía siguen sin poder regresar ya que se estima que la zona seguirá siendo inhabitable hasta dentro de 2,500 años.

Pero no fue todo, la radiación descontrolada provocó que existieran incrementos en varias enfermedades, principalmente en el cáncer infantil. Aunque no se tienen cifras exactas, se estima que la explosión ha causado entre 4,ooo y 93,000 muertes. Sin embargo, el gobierno soviético no guardó registros y sólo contabilizó 31 muertes oficiales entre las que destacan la de los trabajadores de la planta y los bomberos que ayudaron a calmar el fuego inicial. Hasta la fecha la cifra oficial del gobierno no ha cambiado.

 

Además de las consecuencias ambientales y de salud, el accidente también causó cambios sociales y políticos. El Presidente de la Unión Soviética durante la catástrofe, Mijaíl Gorbachov, calificó el incidente de Chernóbil como una de las principales causas del colapso de la URSS, la cual se consumó en 1991.

Esta es la historia resumida de una de las grandes tragedias de la humanidad provocada por el desconocimiento, la inexperiencia, la avaricia y la poca capacidad de aprender de nuestros errores y como prueba está que muchos de los reactores nucleares de la unión soviética continuaron trabajando de la misma manera durante años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *