13 marzo, 2019

¿Por qué leer “Como agua para chocolate”?

La magia de México reside en los pequeños detalles, en sus colores, sabores y olores que nos acompañan a lo largo de nuestra vida; y a su vez, éstos nos llevan de regreso a momentos o personas. De esas sensaciones fugaces nacen las historias. Todos los detalles son universos, y en nuestro país, la capacidad de sorprender por realidades tan extrañas que son poco creíbles, es infinita.

Nacer en México es vivir el realismo mágico, casi sin darnos cuenta.

Laura Esquivel entendía esto y lo comparte en su obra más famosa Como agua para chocolate. Cuenta la historia de Tita, la menor de la familia, destinada a cuidar de su madre. Bajo esta realidad, se enamora de Pedro. Su amor buscará existir de formas inverosímiles.

Tita acepta su destino, pero no se rinde, comprende que la vida se trata de ganar pequeñas guerras a todo aquello que se interpone en su felicidad, y lo logra a través de la cocina. A lo largo de la historia aprende a hablar a través de sus platillos, y para honrar su amor a la cocina, cada capítulo inicia con una receta. Los sabores despertarán emociones y situaciones increíbles en sus personajes.

Este libro se publicó en 1989 y tres años más tarde fue llevaba a la pantalla grande con un resultado que le hace justicia. No obstante, es bien sabido que se recomienda leer el libro antes de la película. Ambos tienen su encanto.

Como agua para chocolate es una gran oportunidad para recordar todo lo que pudo haber pasado en un mundo donde las cosas suceden.

“El amor no se piensa, se siente o no se siente.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *