1 febrero, 2019

S.O.S. La emergencia está al rojo vivo

¡Hola!

Hace unos días vi una película llamada IO y me dejó muy pero muy pensativo.

En realidad nos estamos jugando la vida al poner en riesgo nuestro futuro todos los días, ya que parece ser que sólo vamos a intentar reaccionar cuando ya no haya nada por hacer más que luchar sin ninguna oportunidad de éxito.

Mis amigos y Angie dicen que soy muy exagerado, francamente no lo creo, basta ver con lo que ocurrió durante las fiestas de fin de año, pues en la mayoría de los hogares hubo cena familiar, la cual por muy modesta o pequeña, generó basura en la que estaban incluidos plásticos de diferentes tipos, papel y algunos otros materiales.

Algunos que tratan de hacer las cosas lo mejor posible, se ponen a clasificar su basura con la finalidad de que se pueda reusar y reciclar más fácilmente, sin embargo esto, – que no deja de ser bueno -, ya es insuficiente, pues cuando se quiera convertir el desecho en materiales nuevos, se va a tener que emplear algún tipo de energía para este proceso.

Si a esta contaminación diaria de desechos, que además se da por toneladas, le agregamos todos los gases tóxicos que se van a la atmósfera y el incremento de venenos que flotan en los océanos, la verdad es que cada vez creo que tenemos nuestros días contados.

Lo que más coraje me da es que cuando externo mi opinión, todos me tachan de loco y exagerado, y mientras eso sucede, en los puestos callejeros se sigue vendiendo comida empaquetada en platos de unicel, forrados con papel estaño y plástico, así como montones y montones de refrescos embotellados. ¡Sí! ¡Así es! Al mismo tiempo en el que destruyen el hogar en el que viven, también se envenenan por dentro con lo que comen.

En fin, la crisis medioambiental se desató hace ya mucho tiempo, yo apenas me estoy sumando a esta misión que cada día es más imposible. Hasta pronto.

Atentamente

Sam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *