9 septiembre, 2019

¿Sabes qué son las fobias?

¿Alguna vez has sentido una fuerte sensación miedo, susto o asco hacia una situación, objeto o ser? A esto se le conoce como fobia. En este blog te explicaremos que va más allá de un rechazo, cómo se origina, sus tipos y qué hacer si presentas una.

Las fobias pueden originarse en nuestra infancia o cualquier momento de nuestras vidas. La gran mayoría se presentan durante etapas tempranas de nuestra vida cuando no tenemos la capacidad de controlar nuestras emociones como cuando somos adultos. Se relacionan a un evento que genera la misma sensación, con el mismo nivel de intensidad cuando aparece. Éstas pueden llegar a afectar la calidad de vida de las personas de tal manera, que les puede impedir salir a a calle con normalidad.

Existen diferentes tipos de fobias. Una de ellas son las psicológicas que están relacionados con trastornos de la personalidad, de la ansiedad o de la personalidad por evitación. Algunos ejemplos son la ablutofobia, que es el miedo a bañarse o limpiarse; amaxofobia, que es el miedo al dolor. Algunas personas pueden incluso a presentar agirofobia, que es el miedo a cruzar la calle. Las posibilidades son ilimitadas.

Por otra parte, están las fobias no psicológicas. Estas pueden llegar manifestarse de diferentes formas, entre ellas están la desaprobación, el odio, la discriminación u hostilidad hacia el motivo. Entre este tipo de trastornos se encuentra la Bibliofobia, que es el odio a los libros o algún fenómeno social o la fotofobia, que es la hipersensibilidad a la luz.

Hay algunos signos que pueden ayudar a las personas a detectar una fobia. Los principales síntomas pueden llegar a ser el miedo persistente, carácter irracional, vergüenza, retraimiento, desvalorización, evitación, obsesiones y compulsiones.

Afortunadamente, hoy en día es posible vivir sin fobias. La psicoterapia es uno de los tratamientos más efectivos para hacer frente a estos trastornos. Esto no implica buscar la situación, sino dejar de evitar el estímulo para poder lidiar tomando como herramienta las capacidades de la persona.

Lo cierto es, que todas las personas que presentan fobias merecen respeto y comprensión de todos aquellos que las rodean.

Si has presentado una fobia, cuéntanos cuál es y cómo pudiste resarcirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *